El reloj biólógico de los hombres

Son conocidos los efectos de la edad materna sobre la fertilidad. Pero ¿y el padre? ¿Su edad no influye en la concepción? Pues sí y te explicamos por qué.

Son las mujeres las que han tenido que soportar eso de que "se les pasa el arroz". Y está demostrado que la fertilidad disminuye por la edad.

En Concepción, embarazo y parto (Editorial Grijalbo), la doctora Miriam Stoppard asegura que una de cada diez mujeres de entre 20 y 24 años es infértil, pero el porcentaje aumenta hasta casi el 30% en las mujeres de entre 40 y 44 años. Esto se debe a que disminuye la calidad general de los óvulos, así como el número de óvulos sanos producidos. A su vez, también se dificulta la implantación en el útero porque es menos receptivo con la edad.

Pero numerosos estudios actuales empiezan a demostrar que los padres "añosos" también deben enfrentarse a que los años pasan factura. Los padres maduros sufren más problemas de infertilidad.

Estadísticamente, según un estudio de la Universidad de Washington (EEUU), generan un mayor número de espermatozoides con alteraciones cromosómicas que los jóvenes. Entre las enfermedades que aparecen con mayor frecuencia entre hijos de papás de entre 45 a 50 años destacan el autismo y la esquizofrenia.

Se calcula que tener un padre mayor aumenta el riesgo de defectos de nacimiento en un 1%, con respecto a un riesgo de defectos de nacimiento por antecedentes del 3%.

Publicidad - Sigue leyendo debajo