Trabajando espero

Compaginar embarazo y jornada laboral. Conoce los derechos laborales que te asisten durante este periodo y cómo puedes poner en práctica ciertos hábitos saludables que te ayudarán a vivir mejor la gestación.

ORGANIZA BIEN TUS HORARIOS

Aunque en los primeros meses del embarazo tengas sueño a todas horas, es mejor que te despiertes con tiempo para desayunar antes de salir de casa.

El organismo, y más en tu estado, precisa mucha energía para ponerse en marcha tras el ayuno nocturno.Y el cerebro es el principal demandante.
El problema es que a esas horas muchas gestantes tienen el estómago revuelto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si sientes náuseas, toma algo salado y sólido (frutos secos, galletas saladas, pan integral, etc.) antes de poner un pie en el suelo y pasa poco a poco de estar tumbada a estar de pie.

Deja los alimentos líquidos para media mañana. Debes hacer cinco comidas diarias, tres principales y dos tentempiés. No te saltes ninguna: podrías
tener bajadas de glucosa y marearte o llegar a la comida siguiente desfallecida y comer en exceso.

Trabajar en turno de mañana o en un horario comercial tiene la ventaja de poder dormir la siesta (20 minutos es suficiente); si tu jornada no te lo permite, alarga la sobremesa para descansar.

Haz por la mañana las tareas de mayor concentración, ya que tras la digestión el nivel de alerta baja mucho.Y, al volver a casa, concédete media hora para poner los pies en alto y relajarte antes de cenar.

COMO IR AL TRABAJO

Evidentemente la decisión es tuya, ya que elegirás la fórmula que te resulte más práctica. Pero si puedes ir andando, mejor. La recomendación médica es que camines una hora diaria, aunque sin agobios ni prisas. Si la distancia o el trayecto no te lo permiten, valora el transporte público de tu zona.

Sal con tiempo para evitar las aglomeraciones de la hora punta y los empujones. Si el tráfico no te genera estrés y tienes coche, recuerda que la embarazada debe ir con el cinturón de seguridad, pero tiene que utilizar un dispositivo específico que desvía la cinta horizontal bajo el abdomen.

Así, en caso de impacto el niño no recibirá la presión del propio cinturón (pregunta por Besafe en tiendas de puericultura y de artículos de embarazo).

MANTÉNTE EN FORMA

Cualquier postura que se mantenga más de dos horas puede generar tensión, molestias y dolor. Así que tu objetivo es cambiarla. Si estás sentada, levántate, ve a beber agua... Aprovecha para movilizar los hombros, espalda y dedos de las manos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si no puedes dejar tu puesto, haz giros de tobillos para activar la circulación de las piernas y aprieta los puños y estira los dedos para evitar la retención de líquidos. Si estás de pie, busca un punto de apoyo para descansar, aprieta la espalda contra una pared para eliminar tensión lumbar...

Permanecer mucho tiempo de pie o tener que adoptar posturas incómodas se considera, según certifica el Instituto de Seguridad e Higiene en el Trabajo, una situación de riesgo que requiere tomar precauciones en el embarazo. Pide que se corrijan estas deficiencias.

PROTEGETE CONTRA EL ESTRÉS

No causa fiebre, no hay vacuna ni medicamento que puedas tomar y no hay forma de demostrar que está ahí, pero su presencia hace peligrar la
gestación. Hablamos del estrés, que suele ir muy unido al trabajo.

Se le considera culpable del aumento de partos prematuros y de los niños a término con bajo peso. Es el momento de que establezcas prioridades.Tomarse las cosas con calma puede ser difícil si no cuentas con ayuda. Ésta es una buena razón para ir a las clases de preparación al parto, aunque vayas a dar a luz con anestesia.

Te enseñarán a respirar bien y a relajarte para eliminar tensiones. Cualquier técnica que escojas para luchar contra el estrés (yoga, acupuntura, reflexología) puede ser muy positiva. Si en breve no obtienes resultados, habla con tu médico de la Seguridad Social.

Ante la posibilidad de que tu estado anímico influya en la gestación, te concederá la baja laboral (no se descuenta del permiso maternal).

Publicidad - Sigue leyendo debajo