Me han dado un puesto peor después de la baja maternal

ME HAN DADO UN PUESTO PEOR AL ACABAR LA BAJA MATERNAL

No readmitirte en tu anterior puesto en las mismas condiciones en las que trabajabas antes del parto (o en mejores condiciones, que tú aceptes) equivale a un despido tácito, que será declarado improcedente o nulo.

  • Tendrás que presentar una demanda de conciliación y, en caso de falta de acuerdo (es decir, si no existe avenencia), deberás interponer una demanda de despido firmada por un abogado ante los Juzgados de lo Social.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    EL BEBÉ TOMA BIBERÓN, NO ME DAN PERMISO DE LACTANCIA

    Tienes derecho a ese permiso hasta que el bebé cumpla nueve meses, independientemente de que tome pecho o biberón. Ya sabes que se trata de una hora de permiso en mitad de la jornada (o dos ausencias de media hora), o bien de media hora de reducción, al entrar o al salir.

    • Si te niegan el permiso porque no das el pecho, explica al empleador que está equivocado y, si no entra en razón, ve a un sindicato o a un abogado laboralista para defender tu derecho.

      ME NIEGAN LA EXCEDENCIA O LA REDUCCIÓN DE JORNADA

      La Ley te permite disfrutar de una excedencia voluntaria, sin sueldo, para el cuidado de cada hijo menor de tres años. La duración máxima es de tres años desde el nacimiento del hijo o su adopción, pero sólo en el primer año están obligados a reservarte el mismo puesto que tenías, sin esperar a vacantes.

      Así mismo, cualquier madre trabajadora (o padre trabajador) tiene derecho a pedir y obtener una reducción de su jornada, desde un tercio hasta la mitad de la misma (con la correspondiente rebaja del sueldo) hasta que su hijo cumpla seis años.

      Además, recuerda que, al fijar la fecha de las vacaciones, los empleados que son padres tienen preferencia para elegirlas en periodos que coincidan con vacaciones escolares de sus hijos.

      En definitiva, si te niegan cualquiera de estos derechos, habiéndolos solicitado en el plazo y la forma adecuados, no te resignes. La Ley está de tu parte.

      Publicidad - Sigue leyendo debajo