5 consejos para disfrutar del embarazo en verano

Durante el verano, las mujeres embarazadas deben tomar una serie de precauciones adicionales para que todo vaya sobre ruedas. Toma nota de las recomendaciones de los expertos médicos de Ava, compañía médica suiza creadora de la primera pulsera capaz de detectar los días más fértiles de cada mujer.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Evita los viajes largos

Sobre todo durante el tercer trimestre de embarazo, es recomendable que las mujeres no realicen trayectos demasiado largos. Si a pesar de esta recomendación, decides hacerlo, es importante que cada poco tiempo te levantes a estirar las piernas y que, a ser posible, elijas un destino que no esté muy lejos de casa, por si el parto se adelanta o surge alguna complicación inesperada. Además, si viajas a lugares donde el huso horario es diferente, sufrirás jet lag y, como sabes, no descansarás bien. Conciliar el sueño es fundamental, pero mucho más si estás embarazada.

Aprovecha para realizar ejercicios en el agua

Si eliges un destino en el que puedas disfrutar de piscinas o playas y te gusta el deporte, estás de suerte. El medio acuático ofrece múltiples posibilidades de ejercicios que te permiten mejorar tu tono muscular y la circulación. Además, gracias al Principio de Arquímedes (“Todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje vertical y hacia arriba igual al peso de fluido desalojado”), en el medio acuático tenemos la sensación de pesar menos, de estar más ligeros, por lo que tu espalda sufrirá mucho menos por el peso de la tripa y podrás hacer muchos más movimientos.

Elige la ropa adecuada

A la hora de comprarte la ropa para este verano, es muy importante que mires su composición, según los expertos de Ava “los materiales artificiales impiden la transpiración, por lo que la sensación de calor será mayor. Por ello, los tejidos naturales como el lino o el algodón son la mejor opción para las futuras mamás”. Además, opta por ropa holgada, las prendas demasiado ajustadas dificultan la circulación.

Bebe mucha agua

En verano es fundamental que te mantengas hidratada, pero mucho más si estás embarazada. Además, el agua es muy importante para la formación del líquido amniótico. Lleva contigo siempre una botellita de agua e incorpora a tu dieta frutas con alto contenido en agua, como la sandía.

¡Cuidado con el sol!

Debido al aumento en el nivel de estrógenos durante el embarazo, se produce una mayor pigmentación de la piel, por lo que es muy común que te salgan manchitas en el rostro, que es lo que se conoce como melasma, además, las náuseas y mareos característicos del primer trimestre de embarazo pueden verse agraviados a causa de la exposición al sol.

Y ADEMÁS... Tomar el sol en el embarazo, ventajas y precauciones

Publicidad - Sigue leyendo debajo