Embarazo en verano: ventajas y precauciones

Muchas veces, nuestros conocidos nos asustan diciéndonos lo mal que lo vamos a pasar este verano embarazadas con el calor y la hinchazón que nos va a provocar. Sin embargo, lo que no saben es que el verano puede ser una época maravillosa para estar embarazada ya que nos trae un montón de ventajas. Te lo contamos.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La natación y los paseos, tus mayores aliados

Con el buen tiempo, puedes aprovechar para hacer ejercicio al aire libre, pero ojo, a las horas de menos calor y siempre y cuando vivas en localidades donde el verano no sea intenso. Por ejemplo, a partir de las 20:00 o 21:00 es la hora perfecta para optar por dar un paseo en pareja por el parque o la playa.

Además, es la etapa propia de las piscinas y, para tu beneficio, la natación es uno de los deportes más completos y mejores para las embarazadas, tanto para la musculatura como para la mente.

Perfecto para cuidar tu alimentación

Parece que el calor nos cierra bastante el estómago y nos anima a optar por alimentos más sanos, como frutas y verduras de temporada, lo que es muy beneficioso pues todas sabemos lo importante que es alimentarse adecuadamente en este periodo de nuestras vidas. A través de una dieta equilibrad y una importantísima buena hidratación para defendernos del calor ayudaremos a mantener el peso en el embarazo, a tener menor hinchazón e ir mejor al baño.

Sin embargo, esta ventaja trae una serie de precauciones. Hay que evitar comer fuera de casa y optar por restaurantes de máxima seguridad para evitar la toxoplasmosis. Te recordamos aquí los alimentos que están prohibidos en el embarazo.

Perfecto para descansar

El verano es perfecto para esta etapa que estás viviendo porque facilita que te relajes y que huyas de las obligaciones que traen consigo las jornadas laborales. Aprovecha las vacaciones para descansar hasta que nazca el bebé y disfruta de tu tiempo libre, eso sí, siempre muy bien hidratada.

La ropa nos acompaña

El verano también nos ofrece muchas ventajas para nuestra vestimenta respecto del invierno, sobre todo en los últimos meses cuando resulta casi imposible reutilizar ropa de antes del embarazo. Unos cuantos vestidos sueltos y fresquitos con el corte en el pecho serán nuestros perfectos aliados para este período.

Además, la tripita es la excusa ideal para esconder esos kilitos de más y comernos todos los helados que se nos antojen. Además, estaremos ideales en la playa con esta selección de biquinis que no te puedes perder.

Precauciones a tener en cuenta

El calor es el gran inconveniente de estar embarazada en verano, pues puede generar mareos, sudoración excesiva, dificultades a la hora de dormir y provocar hinchazón de los miembros inferiores.

Evita el edema de piernas

Para evitar el edema en las piernas, debes seguir una serie de pautas:

- Realiza ejercicio físico: para lo cual ya hemos visto lo ventajosa que resulta esta época del año para hacer el deporte más recomendable para las embarazadas, la natación. Combina este ejercicio con paseos en horas de menos calor.
- Evita ropa que te comprima las piernas y un calzado cómodo que te sujete bien el pie pero que no te lo oprima. Otro problema que, como ya hemos mencionado, tiene una solución muy sencilla: vestidos sueltos y fresquitos con los que estaremos divinas.
- Al final de la ducha, opta por agua fresquita
- Cuando tengas un rato, mantén los pies en alto. Podremos llevar a cabo esta acción en cualquier momento del día pues tendremos un montón de tiempo libre en el que, debido a nuestro estado y al calor, estaremos gran parte de él tumbadas, ya sea en el sofá de casa en una hamaca en la playita.

Si a pesar de todos tus esfuerzos, no evitamos el edema, al menos tenemos el consuelo de poder pasarnos todo el verano con las chanclas puestas. Otra ventaja indudable de estar en estado en verano.

Precauciones en el agua

No hay ningún inconveniente para que te bañes en el mar o en la piscina, pero, en el caso de la playa, debes evitar bañarte los días que el oleaje sea fuerte y optar por los días en los que el mar esté tranquilo, para evitar posibles golpes de las olas en el vientre.

Por otro lado, es aconsejable evitar deportes como el submarinismo, puesto que los cambios de presión pueden afectar de forma negativa al feto.

Qué hacer para que no te salgan manchas con el sol

Las embarazadas, por efecto hormonal, son más propensas la aparición de manchas en el rostro (cloasma) que desaparecen con bastante dificultad después de dar a luz. Para evitarlas, utiliza crema solar de factor de protección muy alto, completa tu look con sombreros que eviten que el sol te dé directamente en la cara y evita la exposición al sol en las horas de más calor (entre las 12:00 y las 16:00).

Publicidad - Sigue leyendo debajo