Tus primeras dudas de embarazo y sus respuestas

¿Son síntomas de embarazo? ¿Cuándo contarlo? ¿Cómo cuidarte a partir de ahora?... Te aclaramos las primeras dudas sobre la gestación.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los primeros síntomas de embarazo

El comienzo del embarazo no siempre va acompañado de síntomas como náuseas, vómitos, mareos, somnolencia o ganas frecuentes de ir al baño.

Estas molestias son habituales durante el primer trimestre de embarazo y luego suelen remitir, pero hay embarazadas que no las sufren en ninguna etapa de la gestación.

Muchas mujeres no sienten nada especial e incluso les parece mentira que puedan estar embarazadas.

Si tú eres una de ellas, estás de enhorabuena. Sigue una vida sana, come de forma equilibrada y no realices esfuerzos que no hayas hecho hasta ahora.

Disfruta de tu felicidad y consulta a tu médico sobre lo que puedes y no puedes hacer durante tu primer trimestre de embarazo.

Si es tu segundo embarazo, tampoco es raro que en tu primer embarazo experimentaras estos síntomas y que en este no los sientas. Si tu médico te ha confirmado que la gestación evoluciona con normalidad, no tienes por qué preocuparte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cuándo contar que estoy embarazada?

Aunque tu pareja y tú lo estéis deseando, lo primero es ir al ginecólogo, concertar la primera visita prenatal y confirmar tu estado. Contarlo a tus amigos y familiares, es decisión tuya. Muchas mujeres prefieren esperar a que pase el tercer mes, debido a que el riesgo de un aborto espontáneo disminuye tras esa fecha. En el trabajo, quizás seas una afortunada y tu jefe se alegre, pero si tienes dudas, lo mejor es que antes de decir nada, te enteres de todos tus derechos y de las normas de la empresa. Y siempre es mejor que tus compañeros se enteren por ti, a que sospechen debido a tus cambios corporales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Tengo que dejar de beber y fumar?

Fumar o beber alcohol implican muchos riesgos para la salud del bebé: parto prematuro, bajo peso, problemas de desarrollo, etc. Y algunos estudios aseguran que las mujeres fumadoras suelen tardar dos meses más en quedarse embarazadas. Por eso, lo ideal es que si quieres tener un niño, pienses en dejar esos hábitos. Pero el propio cuerpo, tiene unos márgenes de seguridad. Si se deja de fumar durante el primer trimestre, los riesgos se equiparan a los de las mujeres no fumadoras. Pero no solo has de dejar de fumar tú, tu pareja y todos los que vivan en casa tienen de dejar este hábito durante la gestación, la lactancia y la infancia del niño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cuándo empezaré a notar que se mueve?

En general, a partir del sexto mes. Dependiendo de que seas primeriza o no, se siente antes o después. Normalmente las multíparas llegado el quinto mes pueden sentir los movimientos. Las madres primerizas empiezan a sentir los movimientos de su bebé hacia la mitad del quinto mes de embarazo, e incluso este hito tan esperado puede retrasarse hasta que se cumpla el sexto mes de gestación. Espera tranquila. Te darás cuenta de que al principio las pataditas no se notan mucho; a medida que avance tu gestación, los movimientos del bebé se harán más notables. También lo sentirás más cuando te tumbes o durante la noche. Cuando empieces a notarlo, lo importante es que lo hagas todos los días. Si pasan más de doce horas sin que sientas a tu hijo, acude a urgencias para que te hagan una ecografía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cuándo sabré el sexo del niño?

Sabemos que estás deseando saberlo, pero muchas veces es cuestión de paciencia y suerte. Con las ecografías, pueden valorar si se ven o no los genitales externos del varón. A partir de la semana 14 y con mucha más seguridad en la ecografía de la semana 20 podrán decirte el sexo del bebé. Pero siempre que tu hijo se deje ver en el momento que te la hacen. Otra forma de saberlo sería mediante la amniocentesis, donde se valoran los cromosomas sexuales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Es normal que me pique todo el cuerpo?

Muchas mujeres sufren picores durante el embarazo por la acción de las hormonas y la distensión de la piel. Lo más usual es que se produzcan especialmente en el abdomen y en el pecho, zonas más propensas al prurito gestacional, pero puede aparecer en cualquier zona. En caso de que no sean soportables, o si sientes picor en las manos o en los pies, o si notas que te salen granitos, consulta con tu médico. Para aliviar esta molestia, bebe mucho líquido, aplícate crema hidratante hipoalergénica o date un baño con gel de avena. El calor aumenta los picores, viste ropa amplia de algodón y no salgas a la calle en las horas más calurosas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Me duele el estómago, ¿es por mi estado?

El ardor de estómago, así como la acidez y las molestias intestinales, no son infrecuentes en la gestación, de hecho afectan hasta al 75% de las embarazadas, si bien suelen comenzar en el segundo trimestre y hacerse más notorias en el tercero. El ardor y la acidez están provocados por acción de la hormona progesterona y se van agudizando a medida que el útero crece y comprime a los órganos cercanos. Eso sí, hablamos de molestias. Si estas se acentúan y las podemos definir como dolores, hay que consultar con el médico por si hubiera alguna otra patología asociada que hubiese que diagnosticar y tratar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿En qué postura puedo dormir?

De momento, puedes dormir como quieras, no hay ningún problema, pero según va creciendo el bebé deberás evitar dormir boca abajo, por la presión que ejerce y porque a ti también te supondrá una incomodidad enorme. Tampoco se aconseja dormir tumbada boca arriba, porque te costará más respirar. Lo mejor, de lado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Qué hago con mi gato?

Como es de suponer, tu gato doméstico está cuidado y controlado por su veterinario. En general no suele haber problemas con ellos. Los gatos callejeros pueden ser portadores de toxoplasmosis. Aunque es muy raro que los gatos domésticos la tengan, evita cambiar la caja de arena, porque ese organismo se encuentra en las heces. En el primer análisis de sangre que te realicen para controlar tu gestación mirarán si tienes anticuerpos de esta enfermedad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Tengo que comer por dos?

La respuesta es no. Muchas mujeres piensan que, durante el embarazo, pueden comer y engordar sin remordimientos. En realidad, sólo debes comer algo más durante el último trimestre, y tan sólo unas 200 calorías más al día. No hablamos de un atracón de tarta, sino de un vaso de leche y un plátano extra. Los médicos recomiendan aumentar entre 10 y 12 kilos durante todo el embarazo. Pasarte de peso en la gestación, aumenta las posibilidades de que se complique el parto y además, te costará más tiempo y esfuerzo volver a tu forma física y a tu peso ideal tras el nacimiento del niño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Trabajar en el embarazo puede ser perjudicial?

Lo primero que debes tener en cuenta es que el estrés puede afectar a tu bebé y aumentar los síntomas típicos del primer trimestre como mareos o vómitos. Pero para muchas mujeres, el propio trabajo supone una normalización de la situación novedosa en la que se encuentran y deciden seguir trabajando hasta el último día. Si no tienes ningún problema, es tu elección. Aunque en las últimas semanas puede que te sientas muy cansada. Si tienes que estar muchas horas de pie, a partir de la semana 32 deberías evitarlo y si debes subir y bajar escaleras, recomiendan no trabajar a partir de la semana 28.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Puedo seguir yendo al gimnasio?

Está demostrado que practicar deporte durante el embarazo es beneficioso para ti y para tu bebé. Él recibe las mismas endorfinas que tú, que producen un efecto relajante. Además, durante el ejercicio la oxigenación favorece su desarrollo. Pero... no sirven todos los deportes. Los que implican impactos sobre el suelo, caídas o golpes pueden resultar peligrosos: como correr, montar en bici, a caballo o esquiar. Sobre todo porque el equilibrio se resiente debido al cambio de peso. Tampoco están indicados los deportes que impliquen cambio de presión o apnea. Elige ejercicios más relajados como caminar, nadar, bailar, hacer yoga o gimnasia suave y bien controlada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo