Pesadez de piernas en el embarazo y los remedios que la alivian

¿Notas que te pesan y se te hinchan? Seguramente es por retención de líquidos. Te indicamos cómo solucionarlo.

pesadez piernas embarazo
i love imagesGetty Images

La pesadez de piernas es un síntoma de embarazo muy molesto, sobre todo en las semanas finales. Normalmente suele ser por la retención de líquidos pero puede haber otros motivs. Te contamos por qué se produce y cómo solucionarlo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Por unas piernas ligeras

A los cambios hormonales típicos del embarazo, concretamente al aumento de la progesterona, que hacen que los vasos sanguíneos se debiliten, lo que complica la circulación y favorece la retención de líquidos.
Esto es muy común sobre todo en el segundo y en el tercer trimestre. Pero la progesterona es necesaria para que los tejidos puedan relajarse y dilatarse. Por tanto es un buen síntoma, que indica que la gestación marcha viento en popa.
El componente genético también influye en la pesadez de piernas, por lo que si tu madre o tus hermanas sufren de molestias circulatorias o de varices, es probable que tú también las padezcas. Aunque en verano todas las mujeres (y más aún las futuras mamás) son más propensas a sufrir retención de líquidos e hinchazón, en invierno también pueden surgir estas molestias.

Masajes contra la pesadez

Los masajes son una de las armas más eficaces con las que cuentas para combatir la retención de líquidos y aliviar la pesadez de piernas. Puedes acudir a un gabinete especializado (escoge uno que tenga programas específicos para embarazadas) y disfrutar de sus sesiones de presoterapia, digitopuntura o drenaje linfático, sumamente eficaces.

En casa
pesadez piernas embarazo
Piya Sarutnuwat / EyeEmGetty Images

Y si te da pereza salir de casa para acercarte a uno de estos centros, también puedes darte tú misma (o mejor aún, que lo haga tu pareja) masajes manuales en las piernas. Hazlo después de la ducha matutina o al llegar a casa. Aplícate una crema hidratante o tu aceite antiestrías en las manos para que se deslicen y ponte a ello.

Empieza realizando presiones en el pie con las dos manos.- Después, trabaja el tobillo ejerciendo ligeras presiones con los pulgares y comienza a subir despacio hacia la pantorrilla, haciendo movimientos envolventes con las manos y ejerciendo una ligera presión. Al llegar a la rodilla, haz pequeñas y cortas presiones con los pulgares de dentro hacia afuera. Sigue subiendo desde la rodilla hacia la ingle, presionando suavemente los muslos con las palmas de las dos manos.Repite con la otra pierna. Te sientes mucho más ligera, ¿verdad?

La alimentación, importantísima
pesadez piernas embarazo
Dougal WatersGetty Images

Además de los masajes, hay muchas pautas sencillas que puedes poner en práctica para mejorar la pesadez de piernas durante el embarazo. Toma nota de las que te aconsejamos.Cuida tu dieta. Seguro que puedes ajustarla un poquito para seguir alimentándote de forma equilibrada, pero evitando retener tantos líquidos. Para lograrlo, controla tu peso (si tu peso inicial es normal, no subas más de 9 o 10 Kg en toda la gestación) y reduce la sal de tus menús. Prueba, por ejemplo, a aliñar tus carnes, pescados y ensaladas con especias o con limón. Además, aumenta la ingesta de líquidos (sí, así se eliminan) hasta dos litros diarios. En verano te resultará más sencillo gracias a los zumos, los granizados, gazpachos... Durante los días fríos alíate con los caldos, sopas, tisanas y toma más a menudo alimentos diuréticos, como espárragos, alcachofa, cebolla o piña, que te ayudarán a perder de un modo natural el líquido que te sobra.

Cuida las posturas

No permanezcas mucho tiempo en la misma posición. Si trabajas sentada, no cruces las piernas, utiliza un reposapiés y estira las piernas cada hora. Ponte un apoyo suave en la espalda y procura mantener la espalda recta (aunque para ello tengas que mantener las piernas separadas). Si por el contrario, estás mucho tiempo de pie, apoya el trasero en un taburete y realiza ejercicios de rotación con los tobillos. Si es posible ponte zapatos de piel con poco tacón. Algunas mujeres tienen que cambiar de número de calzado durante la gestación. Lo importante es que estés cómoda.

El calor, un enemigo a evitar

Darte baños calientes, tomar el sol y depilarte con cera caliente favorece la vasodilatación y, por tanto, las varices. Opta por la ducha y termínala aplicándote unos chorros de agua fresquita en las piernas, de abajo a arriba. Para la depilación puedes usar cuchilla, cremas depilatorias específicas para piel sensible, depiladora eléctrica, pinza, sugaring o el hilo depilatorio. La cera fría, aunque no aporta calor a la piel, no es adecuada, ya que el tirón del arranque puede favorecer la rotura de los capilares sanguíneos.

Buenos hábitos

Aunque esté de moda, no lleves pantalones (ni ropa interior o calcetines) muy ajustados, ya que dificultan la circulación de retorno, lo que aumenta la pesadez de piernas.
Camina media hora al día. Es el tiempo mínimo, pero puedes andar más, siempre y cuando no haya contraindicación y no te agotes o tengas taquicardia.

La natación es otro ejercicio fantástico para aliviar la pesadez de piernas, así como la gimnasia para embarazadas.

Descansa más y mejor

Siempre que tengas ocasión a lo largo del día, y por la tarde cuando llegues a casa, descansa. Ponte ropa amplia y cómoda y pon las piernas en alto. En esta postura puedes practicar ejercicios de rotación de tobillos o simular el pedaleo de bicicleta. Notarás mejoría a los pocos minutos.También es buena idea dormir con las piernas sobre un almohadón.

Cuándo ir al médico

Retener un par de litros de líquido en el embarazo es normal, pero si ves que tomando las medidas anteriores los síntomas no mejoran, o si la hinchazón ya aparece desde por la mañana, acude al médico.
Él podrá ajustar tu dieta o recetarte algún gel descongestionante o un medicamento venotónico. Últimamente se ha comprobado que los que llevan entre sus componentes vid roja son muy eficaces.
También deberás acudir al médico, y con mayor premura, si la retención de líquidos se acompaña de un aumento de la tensión arterial, hinchazón de manos y cara o visión borrosa. El tocoginecólogo descartará complicaciones más serias, como la preeclampsia (esta enfermedad se da únicamente en un 3% de los embarazos, por lo que a priori no debes preocuparte).
Lo más seguro es que tu hinchazón de piernas sea puramente fisiológica y ceda siguiendo las pautas que te hemos dado. Y en cualquier caso, piensa siempre en positivo: en cuanto des a luz notarás cómo pierdes de una forma increíble ese exceso de líquido y recuperas los tobillos finos de los que siempre has presumido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo