¿Puedo volar si estoy embarazada?

Si estás pensando en hacer un viaje en avión y te surge esta duda... te la aclaramos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Volar, ¿sí o no?

Futura mamá viajera, se acercan fechas en las que seguramente, te estarás planteando hacer un viaje en avión. Pero, este año estás embarazada y te surge la duda de si, en tu estado, será adecuado volar o no.
La aerolínea Etihad Airways ofrece una serie de recomendaciones para que tu viaje se desarolle sin contratiempos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Hasta cuándo puedo volar?

Son muchas las mujeres que estando embarazadas se preguntan hasta cuándo se puede viajar en avión. Estas son las recomendaciones básicas, pero recuerda que la última palabra la tiene siempre tu ginecólogo.

- Durante el primer y segundo trimestre del embarazo, por lo general, no debe suponer ningún problema hacerlo.
- Desde la semana 29 hasta el final de la semana 36 se debe presentar un certificado médico para poder volar.  
- A partir de la semana 37 no se podrá volar.
- Si se trata de un embarazo múltiple, la embarazada podrá viajar presentando un certificado médico desde la semana 29 hasta la semana 32. A partir de la semana 33 no podrá hacerlo.
- En cualquier caso, durante las primeras 28 semanas la embarazada puede viajar sin certificado alguno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Asiento cercano al aseo

Para las embarazadas es recomendable elegir asientos cercanos a los aseos, así como aquellos que estén más cerca del pasillo para que sea fácil salir al baño sin molestar a los otros pasajeros. Asimismo, cuando el uso del cinturón a bordo no sea obligatorio, es aconsejable levantarse y dar pequeños paseos por el pasillo para estirar las piernas, puesto que el riesgo de sufrir trombosis durante el embarazo es mayor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con ropa cómoda y holgada

Viajar con medias de compresión evita problemas circulatorios así como mantener las piernas elevadas durante el vuelo.
La ropa debe ser cómoda y holgada, para que no comprima ninguna parte del cuerpo y te deje libertad de movimientos.
En circunstancias normales, los vuelos largos pueden provocar la hinchazón de los pies (en tu caso puede ser más acusado, ya que este problema es muy habitual durante el embarazo) por lo que el calzado debe ser amplio y a poder ser de una talla mayor a la habitual (lleva en el equipaje de mano un calzado cómodo y flexible para que te puedas cambiar).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ni viajes largos ni equipaje pesado

Es recomendable elegir viajes que no superen las 6 horas, ya que dependiendo del trimestre, a mayor número de horas de viaje pueden aumentar los contratiempos.
También el equipaje debe ser ligero, para evitar arrastrar y levantar mucho peso. No obstante, siempre que te plantees un viaje largo (aunque vayas acompañada y no muevas maletas) hay que hablar antes con el médico, para consultarle sobre tu estado particular y sobre los posibles riesgos o dudas que puedan surgir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Siempre con tu informe médico

Si has decicido volar y tu médico te indica que no hay ningún inconveniente, recuerda que debes tener a bordo (en tu bolso o maleta de cabina) una copia de toda la información médica que se haya generado durante tu embarazo, por si surge algún contratiempo en vuelo o en el lugar de destino y debes acudir a otro médico.
Es recomendable llevar a mano provisiones que alivien las náuseas, como frutos secos (almendras, cacahuetes..., siempre que no haya antecedentes de alergia), fruta lavada que puedas comer sin pelar (manzanas) o con piel fácil de quitar (plátano, mandarina), también queso en porciones bajo en grasa, así como agua embotellada para mantenerte bien hidratada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo