Embarazo: comer en el chiringuito, sin riesgo

Sí, aunque estés embarazada puedes tomar algo en una terraza, un restaurante junto a la playa... pero siempre con precauciones.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Elige sitios de máxima confianza

Estás de vacaciones, los días son largos y relajantes y te apetece sentarse en esa terracita que hay junto a vuestra casa de vacaciones a tomar un aperitivo, o comer en ese chiringuito de la playa después de darte un refrescante chapuzón. Por supuesto que puedes hacerlo, pero recuerda que ahora que estás embarazada es esencial que tomes varias precauciones, para cuidar tu salud y la seguridad del bebé que esperas.

La falta de higiene y los alimentos mal conservados o contaminados son los principales peligros de comer fuera de casa, por eso el primer criterio es acudir solo a locales que te transmitan confianza. Para ello fíjate en detalles como la limpieza del establecimiento, si los alimentos expuestos están en vitrinas cerradas y si aquellos que necesitan frío para conservarse están en neveras o expositores refrigerados. Es mejor evitar los puestos ambulantes y los locales muy abarrotados donde la comida se manipula con celeridad. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Evita estos alimentos

La mejor manera de evitar sustos con la comida es prescindir de alimentos de riesgo como los siguientes:

- Platos con salsas hechas a base de huevo (mayonesa, salsa holandesa, tiramisú...). El huevo crudo se estropea rápidamente y puede contaminarse con la bacteria “salmonella” y causar salmonelosis.
- Paté, salchichas y comidas preparadas con antelación (como ocurre con muchas tapas), ya que tienen más riesgo de ser contaminados con la bacteria “listeria”, que puede ser causa de problemas muy importantes en el embarazo. La listeria es resistente al frío (incluso a la congelación), con lo cual no es garantía que el alimento se guarde en nevera. En casa puedes evitar el riesgo comprando los patés envasados al vacío y consumiéndolos en el momento de abrirlos, o recalentando los productos elaborados a más de 65°.
- Quesos no elaborados con leche pasteurizada. La única forma de comprobar que lo están es mirar la etiqueta, así que mejor prescinde de tomarlos.
- Carnes poco hechas o platos a base de carne cruda como tartar, ceviche, carpaccio...(tampoco los tomes en casa). En la carne sin cocinar puede encontrarse el parásito que causa la toxoplasmosis, enfermedad que puede tener consecuencias muy graves sobre el feto. 
- Pescados y mariscos crudos o poco hechos (sushi, boquerones en vinagre, salmón ahumado...) pueden ser portadores de anisakis, un parásito que solo se elimina congelando el alimento  a -20 °C durante dos días o calentándolo como mínimo 10 min. a más de 60 °C.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Toma estas comidas con precaución

No están prohibidas durante el embarazo, pero sí debes seguir una serie de recomendaciones para que su consumo no suponga un riesgo ni para ti ni para el feto. 

- Ensaladas y fruta fresca. Son muy recomendables durante el embarazo, pero al comerse crudas y estar a menudo en contacto con tierra, deben pelarse (las frutas) o lavarse con lejía alimentaria (verduras de la ensalada) antes de ser consumidas para evitar, entre otras cosas, la toxoplasmosis
- Jamón serrano. Como cualquier carne cruda, tiene el riesgo de la toxoplasmosis. Pero los estudios demuestran que un proceso adecuado de curación de más de dos años también elimina este parásito, por tanto el jamón ibérico sí se puede comer. La duda está en si ese platito de aperitivo que te han servido tiene la curación adecuada; lo mejor es tomarlo solo si estás segura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Y para beber?

En el embarazo es esencial que vigiles bien tu hidratación, bebiendo alrededor de 2 litros de líquido al día. La bebida ideal, y muy necesaria, es el agua. Si no tienes absoluta seguridad de que sea potable, lo más conveniente es que optes por agua mineral (lleva una botellita siempre contigo). Y si te apetece tomar algo diferente, prueba alternativas seguras como un zumo natural de naranja o de tomate, un batido de fresas o de sandía, un vaso de leche bien fría, una refrescante horchata... 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Qué tomar de aperitivo?

Elige opciones que te apetezcan pero no te supongan riesgo. Aquí tienes varias ideas:

- Un puñado de frutos secos. Son un alimento muy sano y recomendable (ojo, también bastante calórico). Para evitar el exceso de sal que suelen traer, quítales la piel y límpialos con una servilleta.
- Un platito de aceitunas verdes o negras (bien lavadas).  
- Una tapa de patatas hechas al horno. Son más sanas que las fritas, pero si te estás pasando de peso no abuses de ellas.
- Calamares a la romana. Las frituras se hacen a altas temperaturas, lo que elimina el riesgo de anisakis, pero ten en cuenta que en muchos restaurantes se usan aceites de baja calidad o reutilizados; tómalos solo de vez en cuando y en sitios que te den confianza.
- Una rodaja de pan con un chorrito de aceite de oliva. Una combinación llena de beneficios para la salud (mejor con pan integral), pero también con un gran aporte calórico. Si tienes problemas para controlar el peso debes tomarlo con moderación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo