Posturas para hacer el amor en el embarazo

Para que te encuentres cómoda, no te canses y puedas así disfrutar al máximo de los encuentros sexuales con tu pareja, lo más recomendable es que practiquéis sólo las posturas aconsejadas para tu estado.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las posturas más adecuadas

Salvo que el ginecólogo os haya dicho lo contrario por algún motivo médico, durante el embarazo podréis disfrutar de una relación sexual plena.

El segundo trimestre suele ser el mejor en este sentido, porque han pasado los temores del primero y todavía no está cercano el parto, lo que provoca un aumento del deseo. En todo caso, la clave para disfrutar más del sexo a lo largo de la gestación es escuchar al otro para saber lo que siente (la mujer puede sentir una disminución del deseo en algún momento, el hombre quizá tema la posibilidad de dañar al bebé...) y adaptarse a ello.

Además, conocer las posturas más adecuadas para cada momento os ayudará.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tumbados frente a frente

En esta posición la pared anterior de la vagina recibe muy buena estimulación. Además, el contacto facial es excelente y la libertad de movimientos de las manos permite las caricias más íntimas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tumbados de lado, la espalda de ella contra el pecho de él

El futuro papá puede acariciarle la tripa mientras hacen el amor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ella acostada boca arriba y él tumbado encima, sin cargar su peso sobre ella

Puede que la penetración no sea completa, pero seguirá resultando placentera para los dos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ella tumbada boca arriba, muy cerca del borde de la cama, y él arrodillado en el suelo

Esta postura permite una buena estimulación de la pared vaginal anterior y del glande. Y el volumen de la tripa no estorba

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Él tumbado boca arriba y ella de rodillas sobre él de espaldas

Así es la futura mamá quien controla los movimientos de la penetración. Es una postura muy satisfactoria, pero cuando el embarazo está avanzado y la mujer tiene mucha tripa, se cansa enseguida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Él tumbado boca arriba y ella de rodillas sobre él, de frente o de espaldas

Al igual que en la postura anterior, es la mujer la que controla la situación y la energía de los movimientos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo