Así son las últimas semanas de embarazo

Los días previos al nacimiento del bebé son muy emocionantes: tu cuerpo y tu mente se preparan para recibir bien a tu hijo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡El parto, cada vez más cerca!

Has cumplido la semana 37 de embarazo y te queda poquísimo para ver a tu bebé. Cada mujer vive esta última etapa de forma distinta. “Se mezclan nerviosismo y esperanza, la ilusión por conocer a tu hijo con la pena por dejar el embarazo. Sentimientos contradictorios, pero ¡tan reales!”, explica Teresa Gómez, ginecóloga del Centro Médico Teknon de Barcelona.

Así notas que ya llega

Tu organismo se prepara para el parto. El obstetra quizá te diga que el cuello del útero ha empezado a ablandarse. Seguirás notando las contracciones de Braxton Hicks. Son irregulares, indoloras y su función es ir preparando el canal del parto. Sin embargo, ahora se intensifican en frecuencia.

También ocurre en esta época el llamado falso parto: “Contracciones molestas que de repente cesan y que pueden durar una o dos horas. Lo viven 3 de cada 10 mujeres y no tiene importancia. El parto aún puede hacerse esperar incluso una semana”, explica Teresa Gómez.

Durante estas últimas semanas tu hijo desciende hacia la parte baja de la pelvis, en posición para nacer. Eso no significa que el parto sea inminente, pero sí que se acerca. El encajamiento suele ir acompañado de molestias en la pelvis y al andar. En contrapartida, las mujeres que tenían dificultades para respirar, debido a la compresión del diafragma por la matriz, ahora notan un gran alivio.

Otra señal de que el parto está próximo (aunque puede faltar más de una semana) es la expulsión del tapón mucoso, que ha estado sellando el cuello del útero. Lo notarás porque verás un flujo consistente, gelatinoso, marrón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Algunas molestias

El aumento de peso ha llegado a su punto máximo y eso puede empeorar las molestias en las lumbares y los picores en la barriga. También dificultará que concilies el sueño. Y es probable que sufras acidez o ardores estomacales. Si son fuertes tu médico puede recetarte un antiácido.

En las últimas semanas la acumulación de líquidos empeora. El resultado es que notas las manos y las piernas más hinchadas. Por último, las hemorroides son otra molestia que se agrava al final del embarazo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Las últimas pruebas de la gestación

A estas alturas las pruebas médicas se centran en el tacto vaginal, para ver si hay dilatación y si el bebé está encajado, y el registro cardiotocográfico fetal, para comprobar el bienestar del bebé y tus contracciones. Además, en cada visita (cada 7 o 10 días) te controlarán el peso y la tensión arterial. Entre la semana 35 y la 37 el obstetra realiza un cultivo vaginal. Es una prueba sencilla e indolora para detectar si hay estreptococos que pudieran pasar al bebé en el parto.

“Además, aunque ahora el bebé se mueve menos, por la falta de espacio, solemos pedir a las embarazadas que controlen sus movimientos, porque en caso de que cesaran podría ser indicativo de algún problema”, explica Marta Jané, ginecóloga del Hospital Joan XXIII de Tarragona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Reconoce el inicio del parto

¿Y cómo sabrás que comienza el parto? Hay dos señales inequívocas:

- Contracciones efectivas. Son regulares y verás que la tripa se pone dura y puntiaguda. Empiezan cada media hora y después cada 15 minutos. Habrá que ir al hospital cuando las tengas cada 3-5 minutos durante una hora. Si ya has tenido hijos, ve cuando las tengas cada 5 minutos.
- Rotura de la bolsa amniótica. Lo que se conoce como “romper aguas”. Puede que notes un gran chorro o sólo un poquito de agua. Es hora de ir al hospital. Si las aguas son limpias no hay prisa, pero si son de color verde oscuro deberás ir a urgencias. Cuando la bolsa se rompe y no hay contracciones (15% de los casos) se suele inducir el parto para evitar infecciones. Dentro de muy poco tendrás contigo a tu bebé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo