El significado de los sueños en el embarazo

¿Sabías que hay sueños que comparten muchas futuras madres? Descubre por qué pueden aparecer en esta etapa y qué significan.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sueños que reflejan inquietudes

Son muchos los interrogantes que se plantea una mujer embarazada en los nueve meses de gestación: ¿seré una buena madre?, ¿nacerá bien mi hijo? Se desatan las fantasías y no siempre nos atrevemos a contarlas por miedo al ridículo.

Cuando se es primeriza, parece que las dudas y temores tienen más justificación. Sin embargo, el miedo puede ser el mismo, o a veces mayor, cuando se han tenido más hijos. Lo mismo sucede con los deseos e ilusiones. Se sabe que las futuras mamás sueñan mucho cuando están despiertas... ¡y cuando duermen!

Algunas teorías aseguran que durante el embarazo, los sueños de la futura madre están relacionados con estas inquietudes. Pero también puedes soñar con personas o situaciones que nada tienen que ver con tu vida cotidiana. Al parecer, aunque los sueños son una expresión auténtica de nuestra vida interior, todos disimulamos nuestros miedos e incertidumbres, incluso en sueños. Por eso recurrimos a los símbolos. Y algunos son muy comunes a muchas embarazadas.

ADEMÁS...

--> Consejos para dormir mejor al final del embarazo

Sueños en cada trimestre

En cada trimestre del embarazo suele predominar un tipo de sueños distinto. Toma nota.

Primer trimestre

Según diferentes estudios sabemos que el 40% de las embarazadas sueñan con bebés, frente al 1% de mujeres que no están esperando un hijo. También se ha comprobado que hay más sueños sobre catástrofes naturales, lo que habla del sentimiento de llevar dentro algo importante, del sentimiento de amparo y del miedo a perderlo.

Otros símbolos frecuentes son los animales pequeños que la mujer puede acariciar (aún no se hace una idea clara del bebé), el agua (símbolo de la sexualidad) y las plantas (símbolo de la fertilidad).

Segundo trimestre

Muchas embarazadas sueñan con niños que ya saben andar, hablar, comer solos... Esto indica que sienten miedo ante la fragilidad del recién nacido, temen no saber cuidarle, y por eso el bebé de sus sueños ya puede hacer algunas cosas sin ayuda.

También es probable que discutas en sueños con tu madre, más aún si recientemente has tenido algún conflicto familiar. Y es que, al abandonar el papel de hija para asumir el de madre, intuyes que también variará tu postura frente a tus padres.

Tercer trimestre

Cuando el parto se acerca, éste será el tema principal de tus sueños. Pero puede aparecer "camuflado" bajo diferentes símbolos. Barcos, aviones y coches que viajan a gran velocidad indican que te acercas rápidamente al destino de este emocionante viaje.

También es normal que sueñes con intrusos: el bebé es alguien nuevo que va a llegar a tu hogar y amenaza tu estabilidad. Y es cierto que todo va a cambiar, aunque no para mal.

Soñar es una forma de terapia

Los sueños nos preparan para afrontar situaciones que pueden provocarnos ansiedad. Así que, ¿cómo no vas a soñar con el momento del parto, con tu bebé y con todos los cambios que van a producirse en tu vida?

Los investigadores del sueño Winget y Kapp realizaron un estudio sobre los sueños de mujeres embarazadas en su último trimestre de gestación y encontraron que muchas habían soñado historias de amenazas o de ansiedad, sin que ello estuviera relacionado con preocupaciones conscientes. Y lo sorprendente es que, en general, ¡estas mujeres tuvieron partos más cortos que las demás! Esto se interpretó como un signo más de que el sueño es un trabajo interno de adaptación al embarazo. Cuando sueñas, estás dando vueltas a tus temores y de esta manera los elaboras y los superas.

Por eso, no te inquietes por ningún sueño que puedas tener, por muy raro que te parezca. Al contrario, puedes aprovecharlos para reflexionar sobre ti misma y averiguar algo más sobre tu mundo interior que seguramente desconocías.

Ahora los recuerdas más

No es que ahora tengas más sueños, sino que hay factores fisiológicos y psicológicos que te ayudan a recordarlos. Seguramente ahora te despiertas más veces. Y además, tus niveles de la hormona progesterona están disparados (se sabe que en la fase de alta secreción de progesterona del ciclo sexual, unos días antes de la ovulación, la mujer tiene sueños más intensos y "reales").

Otro factor que te hace recordar con más frecuencia y claridad tus sueños es la fuerte conexión que has establecido contigo misma. La nueva vida que llevas dentro te hace ser más consciente de tu cuerpo e intensifica tu mirada hacia tus sensaciones y sentimientos.

Analiza qué has soñado

Analizar tus sueños te ayudará a comprenderte mejor a ti misma y a disfrutar más de esta etapa tan especial en la que te encuentras. ¿Sabes cómo aprovecharlos en beneficio tuyo y de tu pequeño?

Para acordarte de tus sueños y poder analizarlos y descubrir por qué se producen, los expertos recomiendan lo siguiente:

- Anótalos nada más despertarte (deja el cuaderno en tu mesilla). Escribe los detalles, pero sobre todo concéntrate en el ambiente: ¿fue una situación tensa o agradable?, ¿qué emociones te provocó?, ¿había un color dominante?
- Coméntalos con tu pareja. Tal vez descubras que él también tiene sueños "raros" (aventuras sexuales, viajes exóticos, dar a luz a un bebé sacándolo de debajo de la mesa...), relacionados con su futura paternidad.
- A lo largo del día, anota otros detalles que puedan tener relación con tu sueño: otros recuerdos, una interpretación nueva... Piensa que cualquier interpretación simbólica que hagas debe ser válida para ti, basándola en tu experiencia personal.

En definitiva, ten la seguridad de que reflexionar sobre tus sueños va a hacerte vivir de una forma más intensa y placentera tu embarazo. Y que incluso los malos sueños son saludables, porque así expresas tus temores y asimilas ese cúmulo de nuevas emociones que estás experimentando.

¿Y si eres de las que nunca sueñan?

Tal vez te encuentres entre esas personas que dicen que nunca sueñan nada. No te preocupes, porque está demostrado que todos soñamos todos los días y al menos ¡cuatro veces! Lo que ocurre es queolvidamos, por término medio, el 80% de nuestros sueños.

Es posible que no te despiertes en el momento apropiado para retenerlos o que pongas algún tipo de resistencia para hacerlo. Aunque recordarlos y reflexionar sobre ellos siempre es una ayuda, las investigaciones señalan que el trabajo interno y facilitador del parto que suponen los sueños en el embarazo también se produce cuando la futura mamá no es consciente de haber soñado.

La vida onírica de tu hijo

Y un último apunte: ¿sabías que el bebé que estás gestando también sueña? Lo hace desde la semana 12 del embarazo (se sabe por el rápido movimiento de sus ojos bajo los párpados), con las sensaciones que le proporcionan el tacto, el oído, la vista y el gusto en su particular mundo secreto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo