El final del embarazo, semana a semana

Descubre qué pasará en cada semana y cómo debes ir preparándote para la llegada de tu hijo. ¡Qué poco te falta para conocerle!

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Empieza la cuenta atrás

Por fin, el último mes. Seguro que te sientes cansada (el volumen del útero te impide respirar bien) y con un gran peso encima: unos 2,7 Kg del bebé (llegará a unos 3,3 Kg), 500 g de la placenta, 1,5 litros más de volumen sanguíneo para hacer frente a la pérdida del parto...

También puedes tener molestias pélvicas (las articulaciones de tu pelvis se distienden, preparándose para el paso del niño), retención de líquidos (sigue caminando y bebiendo agua) y dolor de espalda (“aprieta los glúteos y mete tripa para no curvar tanto la columna y evitar que vaya a más”, aconseja Josefina Ruiz Vega en su libro Nueve meses de espera, ed. Temas de Hoy).

Y te preocupará lo que se te avecina antes del parto y todo lo que tienes que hacer. Sé práctica, cuenta las semanas que faltan y... organízate.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 semanas para el parto

Este periodo va a ser muy intenso. El nacimiento se aproxima y tienes que pasar varios controles y cuidarte muy bien.

Más controles médicos

Aunque todo lo que te ocurre sea normal, tendrás que visitar con más frecuencia a tu ginecólogo y comentarle tus molestias. Como siempre, te pesará, te tomará la tensión, comprobará los movimientos fetales (el bebé ahora se mueve menos, pero aún así debes percibirlo todos los días), te hará un tacto vaginal, etc. Además, es fácil que te mande otras pruebas, así como análisis de orina cada 7-10 días para detectar la presencia de albúmina, un síntoma que, acompañado de subida de la tensión arterial, supone un riesgo para el embarazo.

Exudado vaginal

Si aún no te han hecho esta prueba (indicada entre las semanas 35-37), te la harán esta semana. Es indolora. Se toma una muestra del flujo vaginal y se hace un cultivo para saber si la madre es portadora de una bacteria (Streptococo agalacteae) que coloniza la vagina y que resulta muy peligrosa para el niño. Si la madre la porta, la tratarán con antibióticos durante el parto.

La última ecografía

Suele hacerse entre la semana 34 y la 36. Si el obstetra estima necesario hacer más antes del parto, te lo dirá.

Monitorización

Durante este mes, una semana sí y otra también irás a monitorización. No es una prueba molesta, pero has de estar tumbada 20 minutos conectada con cinturones al cardiotocógrafo, un aparato que registra en una gráfica las contracciones uterinas (aún no las notas) y la frecuencia cardiaca fetal.

Tu alimentación

Sigue las indicaciones alimentarias que te haya dado tu médico, incluidos los suplementos de calcio y hierro. El niño tiene que engordar, pero sin pasarse, y a ti no te conviene acumular kilos que dificulten el parto y sean difíciles de eliminar en el postparto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 semanas para el parto

Seguro que empiezas a estar más nerviosa e impaciente, pero intenta mantener la calma y recuerda lo que debes hacer ahora.

Mejor no viajar

Ya te habrá indicado el ginecólogo que no es el momento oportuno para viajar en coche (menos aún para volar), aunque sí puedes hacer trayectos cortos dentro del área de influencia de un hospital.

El mejor ejercicio

Para mantenerte en forma, fortalecer el corazón y evitar subidas de azúcar, puedes y debes caminar una hora diaria, salvo que estés con amenaza de parto prematuro, y has de seguir practicando los ejercicios de preparación al parto, sobre todo los de relajación.

Ni baños ni sexo

A partir de la pérdida del tapón mucoso es mejor la ducha que el baño, para evitar la dilatación del cuello del útero y la posible entrada de gérmenes. Y es preferible posponer ya las relaciones sexuales.

¿Se ha encajado ya?

Seguramente en esta semana el niño ya estará cabeza abajo y encajará su coronilla en la pelvis materna. Es la postura más cómoda para él, la que adoptan el 96% de los bebés y la que le va a permitir nacer por vía vaginal.

Aparece la presión pélvica

Con el encajamiento sentirás un gran alivio en la zona de las costillas y en el diafragma y respirarás mejor. Pero a cambio notarás más presión en la vejiga y en la pelvis. No te asustes si notas cierta urgencia con el pis y pinchazos esporádicos en la uretra, es normal. Pero no lo es si se producen pérdidas, si aparece dolor o escozor durante la micción o si orinas y, justo después, tienes más ganas y apenas salen unas gotas. Habla con tu médico, pueden ser signos de incontinencia o de infección urinaria que conviene controlar.

Prevenir la incontinencia

Según el Dr. Eduardo Cubillo, ginecólogo especialista en incontinencia urinaria, más de dos millones de mujeres españolas padecen este trastorno tras el embarazo y el parto. Para prevenirlo, “debes seguir practicando a diario los ejercicios de preparación al parto que fortalecen y flexibilizan la musculatura perineal” y además “mantenerte en el peso indicado por el médico, ya que los recién nacidos de peso elevado y cabezas de mayor tamaño predisponen a episiotomías más acusadas”.

Y tras el parto deberás ir a las revisiones que permiten diagnosticar problemas del suelo pélvico y, si es necesario, someterte a ejercicios de fortalecimiento de la zona o a corrección mediante cirugía mínimamente invasiva.

Llega el síndrome del nido

En esta etapa del embarazo a muchas mujeres les entra la ansiedad por tenerlo todo preparado para cuando llegue el bebé y despliegan una gran energía en este empeño.

Se conoce como “síndrome del nido” y has de tener cuidado, porque puede generarte mucho estrés (el estrés puede adelantar el parto). En realidad ¿qué necesitas? No tienes por qué ponerte a pintar su habitación, ni debes agobiarte por las cosas del bebé que aún no tienes y que podrás adquirir cuando él ya esté aquí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 semanas para el parto

Otra semana intensa, porque notas que cada vez está más cerca el momento de conocer a tu hijo y sientes una mezcla de ilusión y temor. Te viene bien saber lo que vivirás ahora.

Contracciones indoloras

El bebé, con unos 48 cm y 2,9 Kg, ya está encajado, y a la incomodidad de su postura se suma el empuje de las contracciones uterinas. Sí, en este mes tienes las contracciones de Braxton Hicks, poco dolorosas, irregulares e infrecuentes, que contribuyen a ablandar el cuello uterino.

Más monitorizaciones

También pueden aparecer ya contracciones significativas y el médico debe valorarlas con la monitorización. Si la gráfica fetal refleja algún problema (pérdida de bienestar), el tocólogo, al que visitarás cada semana, decidirá si es preciso finalizar la gestación.

Por contra, si pasas la semana 40 y no hay síntomas de parto, te monitorizarán cada cuatro o cinco días hasta la semana 42. Superada esta fecha se considera un embarazo post-término y es probable que te induzcan el parto.

Permisos en el trabajo

Las madres empleadas tienen derecho a ausentarse de su puesto para monitorizarse y realizar las pruebas que el médico estime oportunas. Si estás muy cansada y el trajín de las visitas médicas te supera, plantéate coger ya la baja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
1 semana para el parto

La espera desespera. Psicológicamente, la última semana supone un gran desgaste para la madre. Al cansancio físico, la falta de sueño, las digestiones difíciles, etc. hay que añadir la preocupación por lo que se avecina, el temor de que aparezca alguna complicación, la ansiedad por que todo termine... Esto genera un estado de ánimo “explosivo”.

Buen estado de ánimo

Es prioritario recuperar la calma, ahorrar energías, pensar en positivo y poner en práctica la respiración de relajación aprendida en la preparación al parto (otra razón para asistir a las clases).

¿Es la pérdida del tapón mucoso?

En esta última semana quizá aparezca por la vagina una sustancia grisácea y densa con algún hilillo de sangre. Es el tapón mucoso que cerraba el cuello uterino y protegía al niño de infecciones. Si se desprende solo, es porque se ha producido una ligera dilatación: el parto no es inmediato, pero está cerca. Si el tapón se desprende tras una revisión ginecológica, el dato es menos relevante, ya que se debe a la manipulación médica, no a una dilatación.

Rotura de la bolsa amniótica

A veces, sin contracciones, se rompe la bolsa de aguas y sale el líquido amniótico a borbotones. Ve al hospital sin prisa pero sin pausa; aunque no te duela nada, el parto se puede producir en las próximas 24 horas. Además, una bolsa abierta es un foco de entrada para cualquier infección.

Contracciones de parto

En algún momento de esta semana notarás un dolor intenso en los riñones que se desplaza hasta la parte baja del abdomen y después se calma. Se trata de una contracción y ésta sí es de las de parto. Lo más probable es que hasta dentro de media hora no tengas otra. De momento serán soportables y de corta duración, pero aumentarán en ritmo y se irán intensificando. Cuando se produzcan cada 15 minutos y sean rítmicas, más largas e intensas, habrá llegado el momento de coger la bolsa y salir hacia el hospital.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Alivia molestias y ten todo listo

Al final del embarazo los nervios te dominarán y estarás más pesada y molesta. Tómatelo con calma y paciencia. Te damos algunos consejos para hacer la espera del parto más llevadera.
Para la pesadez de piernas:

- Siempre que puedas, ponlas elevadas.
- Al llegar a casa, mete los pies en agua templada y enfríala poco a poco.
- Pon un par de hielos en una bolsa de plástico y pásatelos por los tobillos.
- Utiliza medias de compresión.

Para dormir mejor antes del parto

- Descansa acostada sobre el lado izquierdo, con una pierna flexionada y apoyada sobre una almohada.
- Cena dos horas antes de acostarte, para ir a la cama con la digestión hecha.
- Durante el día puedes tomar un puñado de frutos secos y alimentos ricos en potasio y calcio, para cargarte de energía y evitar los calambres, pero no tomes frutos secos por la noche o te costará digerirlos.

Contra el estreñimiento:

- Toma más verduras, cereales, frutas, fibra y al menos dos litros de agua al día.
- Haz ejercicio moderado a diario (andar).
- Procura ir al WC siempre a la misma hora.
- Si esto no basta, consulta al médico si puedes tomar un preparado a base de algas que aumente el líquido de las heces. No uses laxantes por tu cuenta ni cualquier pomada para las hemorroides, porque pueden perjudicar al niño.

Todo a punto

Las últimas semanas antes de salir de cuentas es conveniente que tengas preparada la bolsa que te vas a llevar al hospital el día del parto, por si el bebé se adelanta.
Documentos:

- Estudio preanestésico, últimos análisis de sangre y de orina y el resultado del exudado vaginal.
- Tus tarjetas de asistencia médica (pública, privada o ambas).
- Libro de Familia y DNI de los padres, si en el hospital hay oficina del Registro Civil para inscribir al niño, a las 24 horas de nacido.

Para ti:

- Dos o tres camisones o camisolas de fácil apertura delantera, para la lactancia (en el hospital público debes usar el camisón que te den.)
- Zapatillas y neceser básico.
- Sujetadores de lactancia y discos protectores.
- Braguitas desechables.

Para el niño:
En la sanidad pública no necesita nada, le prestan el pijamita y los pañales.
En un hospital privado conviene que lleves...

- Cuatro bodies.
- Cuatro pijamas.
- Un arrullo o toquilla.
- Neceser con esponja, toalla, crema para el culete y emulsión sin jabón.
- Pañales de recién nacido (lo demás, incluida la silla de auto para volver a casa, te lo pueden llevar al hospital.)

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo