Los mejores momentos del embarazo

Confirmar la noticia, sentir sus pataditas, verlo nacer... Son algunos de los momentos más especiales en esta etapa ya de por sí especial que es la gestación.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 instantes que recordarás siempre

El embarazo se recuerda toda la vida. Algunas mujeres cuando piensan en él se acuerdan de las náuseas, de los picores, de las noches sin dormir...

No seas una de ellas. Es mejor vivir la gestación en positivo y disfrutar a tope de los momentos más intensos, emocionantes y felices. ¡Que no son pocos!

Nosotros hemos seleccionado siete. Pero seguro que a ti se te ocurren muchos más. Anímate a hacer un álbum de tu embarazo con tus recuerdos preferidos de estos meses: la prueba que lo confirmó, tus fotos con tripa, las ecografías, el ticket del restaurante en el que anunciaste a la familia o a tus amigos la buena nueva...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Conocer la noticia

Apenas dos minutos te separan de saber si vas a ser madre o no. Esos dos minutos son los que tarda el test de embarazo en darte su resultado.

Si éste es positivo, comienzan a bullir las ideas y las emociones en tu cabeza. ¡Estás embarazada! Una nueva vida ha comenzado ya a crearse dentro de ti. En poco más de nueve meses llegará al mundo una personita a la que estarás unida por el resto de tus días y a la que querrás más que a nadie. ¿No es para emocionarse? Pues no te reprimas y déjate llevar por este torbellino de sentimientos.

Es el momento de pedir cita con el ginecólogo para confirmar el embarazo y comprobar que evoluciona correctamente. Avisa que estás en estado para que lo tengan en cuenta y te citen lo antes posible. Y empieza a cuidarte, a alimentarte bien, a descansar y a mimarte física y mentalmente (despídete ya de las prisas, los agobios y el estrés).

Ahora tienes por delante unos cuantos días en los que puedes asimilar poco a poco la noticia y disfrutar sola o en pareja de ella. Vosotros, los futuros papás, sois los únicos que de momento sabéis que hay una personita en camino; el resto del mundo permanece totalmente ajeno a vuestra historia y este es un “secreto” trascendental que hará que os sintáis todavía más unidos que antes. ¡Aprovechad juntos esta enorme complicidad!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Contarlo a amigos, familiares...

¿Cuándo dar a conocer la gran noticia? Es una decisión personal. Quizá prefieras hacerlo justo al saber que estás embarazada, para compartir tu alegría con tu familia y tus amigos.

Tal vez te inclines por dejar pasar algo más de tiempo y organizar una comida o una gran fiesta para hacerlo público.

Sí suele recomendarse que en el trabajo lo digas hacia los tres meses, cuando el embarazo está asentado y es más seguro. Eso sí, en caso de que antes surjan problemas relacionados con la gestación (amenaza de aborto, necesidad de hacer pruebas adicionales), es conveniente que informes a tus superiores, para que tengan constancia y puedas justificar tus ausencias laborales.

En todo caso, da la noticia con felicidad y sin miedo, porque tu puesto de trabajo lo tienes seguro en esta etapa, la ley te protege y no pueden despedirte por haberte quedado embarazada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La primera ecografía

Alrededor de la semana 11 o 12 el ginecólogo te hará la primera ecografía del embarazo y con ella comprobará si todo marcha correctamente. En ella verá de cuánto tiempo estás embarazada, si el embrión está bien implantado en el útero y si es uno o vienen gemelos.

Tú, por tu parte, seguramente podrás escuchar los latidos de su diminuto corazón, algo inolvidable. No te asustes al oír que le late rapidísimo. Así es, sus pulsaciones rondan las 150 por minuto, pero es una cadencia perfectamente normal para los bebés intraútero.

Y no sólo oirás su corazoncito, ¡también podrás verle! En esta etapa tu hijo mide aproximadamente 6 cm y pesa unos 10 gramos. Sus órganos van madurando, los intestinos van plegándose, la vesícula empieza a segregar bilis, el tejido pulmonar va ramificándose... Está creciendo y desarrollándose a un ritmo veloz e imparable.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Saber si es niño o niña

Es otro momento cumbre de un embarazo y que además incita a las cábalas y a los presentimientos por parte de toda la familia y amigos.

El sexo del bebé puede ser visible por ecografía a partir de la semana 14 (con un aparato de alta definición, realizada por un experto y siempre y cuando la postura del bebé lo facilite).

La amniocentesis también permite saber muy pronto y con total fiabilidad el sexo del bebé. Lógicamente, éste no es un motivo para someterse a esta prueba, invasiva y por tanto con un riesgo de aborto (entre 0,5% y 1%), pero si te la hacen, de paso sabrás si esperas un niño o una niña.

La mayoría de las embarazadas se enteran del sexo de su bebé en la ecografía de la semana 20, donde el especialista va examinando la morfología del peque. Saber su sexo es genial, porque ya puedes dirigirte a él o a ella de una forma más concreta. Puedes comprarle cositas, preparar su cuarto... y ponerle nombre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Notar sus pataditas por primera vez

Más o menos en el quinto mes de tu embarazo (antes si eres delgada o si has tenido más hijos) notarás los primeros movimientos de tu bebé. Él ya se movía, lo hace continuamente desde hace meses, pero tú aún no lo notabas. Ahora sí.

Algunas embarazadas definen esas primeras pataditas como un pequeño burbujeo o un leve aleteo, algo parecido a lo que se siente cuando tienes gases... Otras, sin embargo, afirman haberlas vivido como una auténtica patada, un golpe seco que no deja lugar a dudas.

De cualquier modo, este es un momento único. Tu hijo se va haciendo más presente y parece decirte: “Eh, mamá, estoy aquí”.

A partir de esa primera patadita pueden pasar algunos días sin que vuelvas a sentirlo. Pero después lo notarás a diario y cada vez más a menudo y con más fuerza. Y podrás comunicarte con él a través del tacto: acaricia tu tripa y comprobarás cómo, si está despierto, se hace notar con sus movimientos.

Mediante ellos también te hará saber si algo le disgusta: verás cómo ante un ruido fuerte, por ejemplo una moto de gran cilindrada o una música estridente, te da patadas con mucha energía, mostrando su desagrado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Recibir el primer regalo para el bebé

En algún momento del embarazo, de repente alguien (tu pareja, tu madre, una amiga, una compañera) se presenta con un regalito para el niño. ¿Es realmente un hecho importante?

Sí, desde luego que sí. En ese instante te das cuenta de que el hijo con el que tanto sueñas y en el que tanto piensas es real no sólo para ti, sino también para las personas de tu entorno.
Ya piensan en él, ya lo quieren y desean acompañaros en vuestro camino.

Esto, lógicamente, te emociona y hace que sientas al bebé que va a nacer más cerca, con mayor certeza. Por otro lado, ese chupete, ese body o ese gorrito te hacen imaginar a tu bebé usándolos, lo que también te hace sentir que su llegada va acercándose.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Su llegada al mundo

El nacimiento de tu hijo es la culminación de esta emocionante espera que ha durado 9 meses.
Durante estos meses tú y tu pareja habéis ido preparandoos para recibirlo. Es importante que asistas a los cursos de preparación al parto para llegar a él tranquila y segura, lo que facilitará el proceso.

Desde el inicio del parto vivirás un auténtico clímax físico y emocional. Cada parto es único. Algunos son sencillísimos, cuestión de pocas horas. Otros son duros y se hacen largos.
Pero en todos los casos, ver la carita de tu hijo, sentirlo por primera vez sobre tu pecho, observarlo, acariciarlo..., hace que todo tenga sentido.

Vas a descubrir en tu propia piel el milagro de la vida y sabrás que nunca, por muchos años que pasen, podrás olvidar ese instante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo