En el embarazo, cuida tu salud dental

Tu cuerpo experimenta muchos cambios durante la gestación. ¿Sabías que algunos afectan a la salud de tus dientes y encías? Cuidarlos es muy importante, ya que la periodontitis aumenta el riesgo de parto prematuro.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tu salud bucodental

Es un hecho: tus encías se han vuelto más sensibles desde que estás embarazada. Te molestan al pasar el cepillo, acusan más el frío y el calor de los alimentos y se inflaman y sangran con mucha facilidad, incrementando el riesgo de infección.
No te alarmes, es normal, el culpable es el aumento del nivel de estrógenos. Tu saliva también se ve afectada por estos cambios hormonales, favoreciendo la erosión de los dientes y la aparición de placa y caries. Además, si perteneces al 80% de embarazadas que tienen náuseas y vómitos en el primer trimestre, el nivel de ácidos en tu boca habrá aumentado, empeorando la situación.
Todas estas circunstancias elevan el riesgo de sufrir enfermedades periodontales como gingivitis, la inflamación reversible de las encías. Esta patología, que según el Consejo de Dentistas Españoles afecta al 60-70% de las embarazadas, suele aparecer entre el tercer y el octavo mes de gestación y si no se trata, puede desembocar en otra más grave, llamada periodontitis, que afecta al periodonto y al hueso alveolar, causando daños irreversibles.
 
Estudios recientes revelan que la periodontitis está detrás del 18% de los partos prematuros y del nacimiento de bebés con bajo peso.
De acuerdo con los datos del Best Quality Dental Centers, si tu salud dental antes del embarazo era buena, el riesgo de que sufras gingivitis es menor del 1%. Sin embargo, si la inflamación de las encías ya estaba presente antes, la gingivitis se produce desde el 36% al 100% de los casos. Toca cuidarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Consejos durante la gestación

Para tener una buena salud dental durante la gestación (y, así, proteger también al bebé), es importante que sigas estos consejos:

-  Visita al dentista al menos una vez. Lo ideal es que hayas ido a hacerte una revisión antes de quedarte embarazada. Si no lo has hecho, pide cita con este profesional, mejor en el segundo trimestre, ya que es el periodo más seguro para realizar un tratamiento dental rutinario. Si sientes dolor o crees que tienes una infección, ve a su consulta cuanto antes.
-  Cuida tu dieta. Consume alimentos ricos en vitaminas A, B y C, betacarotenos, zinc y hierro; son buenos para tus dientes. Evita los dulces y, cuando los tomes, enjuágate después la boca o cepíllate.
-  Cepilla tus dientes y encías cuidadosamente, al menos dos veces al día (lo ideal es que lo hagas después de cada comida). Utiliza un cepillo blando, pasta fluorada y seda dental, al menos una vez al día.
-  Usa colutorio. Enjuaga tu boca a diario, sobre todo si sufres náuseas o vómitos. Y si es así, recuerda enjuagarte con agua después.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cómo hacer un buen cepillado?

Cuidar las piezas dentales y la superficie de sus raíces con un buen cepillado después de las comidas es la mejor forma de prevenir la aparición de gingivitis, además de las caries. Hazlo de forma eficaz.

-  Cepilla el interior de las muelas llevando el cepillo desde la encía hacia la superficie.
-  Limpia los dientes de arriba y de abajo uno a uno, realizando movimientos circulares.
-  Ten presente que la cara superior de las muelas es más propensa a las caries. Cepíllala con movimientos de vaivén.
-  Limpia del mismo modo la parte interior y, para terminar, realiza un último barrido hacia fuera de la boca.
-  Presta especial atención al cepillado de después de cenar; la salivación disminuye cuando duermes, reduciendo las defensas contra las bacterias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Verdadero o falso?

No todo lo que se dice sobre la salud dental en el embarazo es cierto. ¿Quieres que te saquemos de dudas?

-  El feto agota tus reservas cálcicas y puede hacer que pierdas piezas dentales. Falso. El futuro bebé no te “roba” el calcio, es la inadecuada higiene lo que perjudica tu salud bucodental.
-  Las radiografías y la anestesia que emplea el odontólogo suponen un riesgo para tu salud o la de tu bebé. Falso. El anestésico local que se utiliza y la radiación, local y con protección, representan un riesgo ínfimo.
-  No puedes tomar los fármacos que se usan en los tratamientos dentales. Falso. Los antiinflamatorios, antibióticos y analgésicos que se prescriben no afectan al feto. No obstante, en caso de duda, habla con tu tocólogo.
-  Las intervenciones quirúrgicas tienen más complicaciones. Falso. Sin embargo, aunque los riesgos son pequeños, es recomendable esperar a después del parto para realizar procedimientos quirúrgicos importantes.
-  Los blanqueamientos dentales están contraindicados en esta época. Verdadero. Aunque no hay evidencias suficientes de que los productos blanqueadores perjudiquen al feto, los expertos recomiendan no hacerse blanqueamientos dentales en el embarazo ni durante la lactancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo