El embarazo con 40 años, así lo vivirás

Tener un hijo con 40 años o más ha dejado de ser algo raro para convertirse en una opción muy válida. ¿Cómo se vive la gestación? ¿Es igual que a los 20? Sigue leyendo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cada vez más habitual

Los 40 son los nuevos 30. Llevamos bastante tiempo oyendo esta afirmación y tiene mucho de verdad. ¿Por qué? Básicamente, porque ahora las mujeres nos cuidamos más que nunca, vigilamos nuestra alimentación, nos mantenemos en forma haciendo ejercicio con regularidad y llevando una vida sana... Y eso el cuerpo lo nota.

Retraso en la edad para ser madre

Por ello, han quedado atrás los tiempos en los que si una mujer de 40 años acudía embarazada a la consulta del ginecólogo se la miraba como a un bicho raro y se consideraba que la suya era una gestación de alto riesgo. Así, de entrada. Hoy en día esto depende de cada caso particular.

La sociedad actual vuelve muy complicado que una mujer se embarque en el universo de la maternidad a los 20 años, como hacían nuestras madres y abuelas. Los estudios universitarios, la búsqueda de empleo, de vivienda, de estabilidad económica... dificultan dar el gran paso cuando se es muy joven y el cuerpo está en el momento óptimo para afrontar el embarazo. ¿Hay que preocuparse por ello?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La biología se impone

Sin duda, físicamente los 25 años son una edad ideal para que una mujer se quede embarazada. La fertilidad está en su momento cumbre, el cuerpo responde perfectamente bien, el cansancio ante las sobrecargas es mínimo, algunos “efectos secundarios no deseados” de la gestación, como las varices, la retención de líquidos o el dolor de espalda, tienen menos probabilidades de aparecer que en las mujeres de mayor edad... El organismo es joven y puede con todo.

Mayor madurez emocional

En el otro lado de la balanza está el aspecto psicológico de la maternidad. A medida que crecemos, maduramos emocionalmente, o al menos eso cabe esperar. Así, una mujer de 40 años que se queda embarazada, en la gran mayoría de los casos lo hace absolutamente convencida y con capacidad de afrontar las dificultades que puedan presentarse. Esto puede ser menos habitual en una chica de 20 años, que aunque esté igualmente deseosa de ser madre, quizá se vea más abrumada ante la envergadura de la experiencia que está iniciando y que le acompañará para toda la vida. En este aspecto, las mamás “maduras” ganan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Riesgos del embarazo asociados a la edad

Si nos centramos en los aspectos físicos, es importante tener en cuenta que a mayor edad, más probabilidades hay de que el embarazo conlleve algunos factores de riesgo. Te contamos cuáles son los dos principales y cómo tratarlos en caso de que se presenten:

Diabetes gestacional

Es una intolerancia a los hidratos de carbono que se presenta por primera vez durante el embarazo. En el test de O´Sullivan, una prueba analítica que te realizarán sobre la semana 26, el ginecólogo verá el nivel de glucosa en sangre. Si hay alguna alteración tendrás que someterte a una nueva prueba, de sobrecarga de glucosa, y ésta ya determinará si existe o no diabetes gestacional.
En caso positivo te pondrán el tratamiento adecuado, seguramente una dieta personalizada en la que se suprimirá el azúcar y ciertos alimentos que la contienen y se controlará la cantidad de calorías que consumes. Si te sucede, sigue las indicaciones médicas al pie de la letra y no te agobies, porque en la gran mayoría de los casos el problema desaparece tras el parto.

Hipertensión

Puede llegar a ser un tema serio, por lo que si tienes la tensión alta es importante llevar un control y seguir el consejo médico (probablemente descansar, reducir la sal en las comidas, tomar bastantes líquidos...). En caso de que junto a la hipertensión aparecieran alteraciones en la visión o un fuerte dolor de cabeza tendrías que ir a Urgencias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La opción de la amniocentesis

No hay que olvidar que con la edad aumenta el riesgo de que el bebé que se espera pueda padecer alguna alteración genética. La más común es el síndrome de Down, que se produce en 1 de cada 800 casos si la mamá es veinteañera y en uno de cada 70 si ésta tiene 40 años.

Descartar posibles anomalías

El médico te dará la opción de realizar la amniocentesis, una prueba invasiva que se practica hacia la semana 15 de embarazo y descarta o confirma ésta y otras anomalías cromosómicas.
Como ves, quedarse embarazada a los 40 tiene ciertos riesgos y conlleva alguna molestia más que hacerlo más joven... Pero si lo deseas, ¡adelante! Vivirás esta etapa con intensidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cómo es el parto a los 40 años?

En una gestante de 40 años el parto puede ser similar al de una mujer de 25, sobre todo si ha tenido hijos con anterioridad.

Mamás primerizas

Si se trata de tu primer parto, aunque lo normal es que todo se desarrolle sin problemas, sí hay más probabilidades de que vaya más lento: las contracciones pueden ser menos efectivas y es habitual que la dilatación se alargue.También es algo mayor la probabilidad de que el bebé se presente de nalgas o en posición transversa. Por estos motivos, en primerizas de cierta edad los partos instrumentales y las cesáreas son más habituales que en mamás más jóvenes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo