Embarazo: haz así las tareas del hogar

En el embarazo puedes seguir realizando labores domésticas, pero dosificando tus fuerzas y con una buena higiene postural para evitar problemas musculares.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocinar

ASÍ SÍ: Todo lo que puedas hacer sentada (cortar las verduras, pelar las patatas...), mejor que de pie. Elige una silla que no sea baja, porque te costará más levantarte. Si es un sofá, pon algunos cojines detrás, para que la espalda te quede recta.

ASÍ NO: No es momento de preparar guisos que te lleven mucho tiempo. Estar mucho rato quieta de pie hace que tiendas a arquearte hacia atrás y eso te cargará la espalda (y si tienes mala circulación, las piernas se resentirán). Y cuidado al calentar la comida: ahora el volumen de tu tripa es mayor y tienes más riesgo de quemarte.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lavar los platos

ASÍ SÍ: Para poner el lavavajillas coloca los platos a un lado, siéntate e introdúcelos poco a poco, sin cargar mucho de golpe (actúa igual para meter o sacar la ropa de la lavadora). Si tienes que hacerlo agachándote, que sea algo ocasional. Hazlo separando ligeramente las piernas, con una delante y la otra detrás, y flexionando las rodillas.

ASÍ NO: No cargues mucho peso ni arquees la espalda con las piernas rectas.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hacer las camas

ASÍ SÍ: Extiende las sábanas de pie y luego, arrodíllate para acabar de ponerlas bien por debajo del colchón. Si te agachas, hazlo flexionando las rodillas y con la espalda recta; que trabajen las piernas, no la columna.

ASÍ NO: No te inclines arqueando la espalda, es una acción que perjudica las lumbares.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Planchar

ASÍ SÍ: Lo mejor es hacerlo sentada en una silla con respaldo. Siéntate recta, con los glúteos hacia el final del asiento, la espalda pegada al respaldo y sin cruzar las piernas. Un buen truco si vas a estar mucho rato sentada es poner un reposapiés para que los tengas un poco más altos.

ASÍ NO: La idea es no planchar durante mucho rato de pie. Si tienes que hacerlo, no sitúes la tabla de forma que tengas que inclinar la espalda.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pasar la aspiradora

ASÍ SÍ: Coge el tubo desde arriba. Pon una pierna delante y otra detrás e intenta que el peso del cuerpo vaya de una pierna a otra, como si bailaras.

ASÍ NO: Cuando hagas el desplazamiento tiene que ser del cuerpo entero y las piernas, que no sea sólo la cintura la que se mueva. No inclines el cuerpo hacia delante.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fregar/barrer

ASÍ SÍ: Sigue el ejemplo de la aspiradora; haz otra vez como si bailaras. Coger peso supone un esfuerzo para la espalda y es una de las cosas con las que debes tener más cuidado. Sigue estas instrucciones para coger el cubo de agua: pon un pie delante y otro detrás, dobla la rodilla y agáchate, intentando que las lumbares queden rectas. Controla no tensionar la musculatura abdominal en el momento en que coges el peso.

ASÍ NO: Barrer doblando la espalda hacia delante. No uses recogedor sin palo alto o deberás agacharte continuamente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo