Embarazo y animales, lo que necesitas saber

Pese a que tengas que aumentar las precauciones y la higiene respecto a la relación con tu mascota...¡podrá seguir siendo tu mejor amiga!

Son muchos los estudios que avalan que la presencia de estos animales reduce el nivel de estrés en las personas, evitan el sentimiento de soledad que da lugar a la depresión y ayudan a mejorar nuestro estado de ánimo. En el caso de los perros, tener que sacarlos a pasear para que hagan sus necesidades ayuda, también, a mejorar nuestra forma física.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Todas estas ventajas no solo no desaparecen cuando te quedas embarazada, si no que en muchos casos se incrementan. En muchas ocasiones, nuestras mascotas detectan nuestro nuevo estado incluso antes que nosotras, aunque no hay pruebas científicas sobre el tema, parece que en esta etapa la mujer produce más feromonas y los animales pueden olerlas.

En la mayoría de los casos, los perros se vuelven más protectores y cariñosos durante el embarazo de su dueña, la defienden con mayor vehemencia y buscan sus caricias con más intensidad que antes.

Respecto al comportamiento gatuno durante el embarazo de su dueña, depende de la personalidad del animal. Hay casos en los que se vuelven más distantes e independientes de lo habitual, pero también son muchos los felinos que se vuelven más cariñosos y adoptan una postura defensiva cuando alguien intenta acercarse a la futura mamá.

No obstante, existe la creencia de que las mujeres embarazadas no deberían acercarse a los animales, sobre todo a los gatos, ya que estos podrían contagiarle la toxoplasmosis, enfermedad que puede acarrear graves problemas al bebé en formación. Lo cierto es que el porcentaje de gatos que padecen esta infección es muy bajo y, además, únicamente aparece cuando el animal no está vacunado.

Recomendaciones si tienes una mascota y estás embarazada

El embarazo es una etapa en la que las defensas de la madre disminuyen por lo que es conveniente extremar las precauciones para evitar infecciones para la mamá y para el feto. Esto se traduce en que es recomendable extremar las medidas de higiene con nuestra mascota y procurar no entrar en contacto con las heces del gato o con su arenero, así que deja esa tarea a otras personas de la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

También es recomendable acudir a nuestro veterinario y contarle nuestro nuevo estado, él tendrá el conocimiento necesario sobre las vacunas que tiene nuestro compañero de cuatro patas y si hay que incrementar alguna precaución añadida.

Lo que sí es muy importante es que no nos olvidemos de nuestra mascota durante esta nueva etapa, ella seguirá aportándonos lo mejor que tenga y será una excelente compañía para el nuevo integrante de la familia. No olvidemos protegernos contra las infecciones y disfrutemos de este dulce periodo también con nuestros mejores compañeros.

ADEMÁS... Animales y bebés: por una buena convivencia

Publicidad - Sigue leyendo debajo