Verdades y mentiras sobre el cuidado de los dientes en el embarazo

Durante el embarazo hay que prestar especial al cuidado de la boca, porque pueden darse algunos problemas por los cambios en nuestro ph o debido a las hormonas. Sin embargo, hay mitos populares totalmente falsos y que hay que desterrar. 

Existen multitud de suposiciones populares sobre los efectos del embarazo en la salud bucodental de la mujer que no tienen ninguna base científica. Berta Uzquiza, odontóloga responsable de la Dirección Médico-Asistencial de Sanitas Dental, explica las creencias sobre el cuidado de la boca o los dientes en el embarazo y aclara cuáles son cierto s y cuáles completamente falsos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Creencias populares sobre los dientes en el embarazo que son falsos

Es frecuente perder piezas dentales durante el embarazo. No existe evidencia científica de que esto sea así, únicamente puede darse en casos muy concretos y no necesariamente relacionados con la gestación.

El feto absorbe el calcio de los dientes de la madre. El calcio necesario para el desarrollo del futuro bebé es absorbido por el feto a partir de los alimentos que toma la madre, nunca de los dientes.

No es aconsejable acudir al dentista durante el embarazo. Al contrario, los cambios que se producen en el organismo de la madre pueden acarrear problemas en dientes y encías, por lo que es muy probable que tengamos que ir al dentista para que realicen el diagnóstico correspondiente.

No se pueden hacer radiografías dentales. Siempre que se tomen las precauciones oportunas de protección radiológica se pueden realizar radiografías a la mujer embarazada de forma segura.

Verdades sobre el cuidado de los dientes en el embarazo

El bebé puede tener caries si la madre las tiene. En estudios de genética bacteriana de los genotipos entre madres e hijos, se ha descubierto que en más de un 70% de los casos existe una relación entre las caries de la madre y las del hijo. Por tanto, puede considerarse a la madre la mayor “donante” en la transmisión de caries.

Son frecuentes las molestias bucodentales durante el embarazo. Tanto los cambios hormonales y vasculares como otras circunstancias que se dan durante la gestación, como los vómitos, la acidez o la sequedad de la boca, pueden ocasionar problemas en la boca de la gestante.

Los vómitos del primer trimestre erosionan el esmalte de los dientes y pueden provocar caries. Efectivamente, los vómitos y la acidez pueden erosionar la capa protectora de los dientes (esmalte) y, en consecuencia, provocar caries en la futura madre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Las enfermedades periodontales severas pueden provocar el parto prematuro del bebé. Aunque todavía los estudios al respecto no son totalmente concluyentes en cuanto a la relación entre una mala salud dental y el parto prematuro, la mayoría de los resultados obtenidos hasta ahora van en esa línea.

Es recomendable hacerse una revisión dental durante el embarazo. Lo ideal es hacerlo durante el segundo trimestre que será el más cómodo para la futura mamá.

Cualquiera de las circunstancias detalladas anteriormente pueden ser minimizadas si prestamos atención a nuestros hábitos de higiene dental durante la gestación. Berta Uzquiza recomienda consultar con nuestro dentista si la rutina diaria que llevamos durante este periodo es la adecuada para nuestra boca o si habrá que añadir algún complemento durante el embarazo para evitar molestias en dientes y boca.

ADEMÁS... ¿Cada embarazo cuesta un diente?

Publicidad - Sigue leyendo debajo