La pérdida de peso en el embarazo ¿preocupante?

Perder peso en el primer trimestre de embarazo puede ser normal, aunque debes tener en cuenta algunos aspectos, como la deshidratación y la desnutrición.

En el momento en que sabemos que estamos embarazadas comienzan nuestras preocupaciones por el correcto desarrollo del bebé y por lo que nos espera en los próximos meses, sobre todo si somos primerizas.

A la alegría inicial se suma nuestra preocupación por el peso. El sentido común nos dice que debemos comenzar a ganarlo, al fin y al cabo, en nuestro interior está creciendo una personita que debería incrementar nuestro registro en la báscula. Bien, aunque lo normal es ir ganando kilos a medida que el embarazo va avanzando, existe la posibilidad de que durante los tres primeros meses de gestación lleguemos a perder peso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Debemos preocuparnos?

Si estamos hablando del primer trimestre, no necesariamente, hay varios motivos por los que podemos perder peso durante este periodo:

  • Más del 50 % de las mujeres embarazadas tienen náuseas y vómitos durante el primer trimestre por lo que es posible que durante ese tiempo el número de calorías que el cuerpo asimila sea menor del que correspondería normalmente.
  • Los cambios hormonales que se producen durante esta primera parte del embarazo pueden provocar pérdida del apetito y, en consecuencia, la disminución de la ingesta de alimentos puede traducirse en pérdida de peso.
  • El cuerpo está trabajando a un ritmo para él desconocido en la creación del bebé, esto supone un esfuerzo adicional que también puede traducirse en pérdida de peso.

    Por tanto, si durante el primer trimestre observamos una reducción de kilos, no debemos preocuparnos en exceso, hay que tener en cuenta que la genética juega un papel importante, consultar con nuestra madre y/o abuela sobre cómo les fue a ellas puede darnos una pista de cómo irá nuestro embarazo.

    Lo que debes tener en cuenta de tu peso en el embarazo

    Hay dos aspectos que debemos controlar si perdemos peso en el primer trimestre. La deshidratación y la desnutrición pueden suponer un peligro que hay que atajar. En todo caso, es un buen momento para comenzar una dieta equilibrada para asegurarnos de incorporar a nuestro organismo todos los macronutrientes (proteínas, hidratos de carbono, grasas), minerales y vitaminas que el cuerpo va a necesitar para nosotros y para el bebé que crece en nuestro interior. Es recomendable contar con nuestro ginecólogo y, si es posible, nuestro nutricionista, ya que su acción coordinada nos encaminará en la buena dirección.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Lo normal es que durante el segundo y tercer trimestre vayamos recuperando lo perdido en la primera etapa y empecemos a ganar peso a medida que el bebé va desarrollándose. Si esto no es así puede ser el momento de preocuparnos y ponernos en manos de los especialistas, es importante actuar con rapidez si la pérdida de peso se produce en el noveno mes.

    Lo habitual es subir entre 8 y 14 kilos durante todo el embarazo, dependiendo de si empezamos el embarazo pasadas de peso o por debajo de nuestro peso habitual y de nuestra complexión natural. Lo importante es prestar atención a la báscula durante el proceso y seguir las indicaciones de nuestro ginecólogo.

    ADEMÁS... 8 pautas para una buena alimentación en el embarazo

    Publicidad - Sigue leyendo debajo