Qué hacer para no vomitar en la curva de glucosa

  Una circunstancia que puede condicionar que la prueba no sirva y tengan que repetirla. El ginecólogo te contesta.

Me tienen que hacer la curva de glucosa y a todas las mujeres que conozco que se la han hecho han vomitado, se han mareado y han tenido que repetirla otro día. ¿Qué hago para evitarlo? No quiero vomitar en medio del consultorio.

Si te han recomendado la curva de glucosa es porque en los resultados del test que te hicieron entre las semanas 24-28 los niveles no eran correctos. Durante los días previos a la curva tendrás que seguir una dieta de 2.100 calorías, rica en hidratos de carbono. La prueba de la glucosa se realiza en ayunas y dura unas tres horas, así es que ten paciencia y acude a ella acompañada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La primera extracción te la harán en ayunas para comprobar tu glucemia basal. Después, tendrás que tomar 100 ml de una bebida a base de glucosa. Una hora después volverán a sacarte sangre. Y así cuatro veces más hasta obtener los resultados.

Es cierto que ingerir glucosa en ayunas no resulta agradable y que algunos organismos no lo aguantan, pero no ocurre siempre. Si ya vas pensando en que vas a vomitar es fácil que suceda. Mejor ve convencida de que a ti no te va a pasar.
Cuando llegue el momento, toma la glucosa a sorbos pequeños, aunque sin mucho tiempo entre ellos, respira entre cada sorbo. Está establecido como normal que tardes unos 15 minutos en hacerlo; hay tiempo.

Bebe de pie, no sentada, para que el útero no te oprima el estómago; si llevas pantalón, bájate el elástico de la cintura para que no te apriete y estés más cómoda. Mueve los pies como si estuvieses andando y cuenta los pasos, concentrarte en otra cosa y dejar de pensar en lo que estás haciendo, te ayudará mucho.

Lleva prendas ligeras de algodón que te permitan estar en manga corta y lo más fresca posible. Por si empiezas a sudar, usa un abanico o algo que te permita darte aire. Ojo, si notas sudor frío es síntoma de mareo, siéntate para que te atiendan.

Una vez superada la primera hora y tras la extracción, el riesgo de vómito disminuye mucho, aunque sí es posible que te notes más baja de fuerza. Permanece sentada, descálzate, haz círculos con los tobillos y date un masaje ascendente en la parte delantera de los muslos para favorecer la circulación de retorno. Haz lo mismo en las siguientes extracciones. Seguro que todo te va muy bien.

Si tienes dudas sobre tu embarazo, parto o postparto escribe a: crecerfeliz@hearst.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo