Cómo afecta tu alimentación en el bebé

Llevar una mala alimentación, rica en azúcares y grasas, durante el embarazo puede desencadenar un posterior trastorno por déficit de atención con hiperactividad en nuestro pequeño.

Un estudio elaborado por científicos del King's College London (KCL) y la Universidad de Bristol, concluye que el no llevar una alimentación saludable durante el embarazo puede alterar el ADN del bebé pudiendo esto generar modificaciones cerebrales y un posterior trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Existen muchos factores que pueden generar la aparición del TDAH como, por ejemplo, la existencia de antecedentes familiares, el consumo de alcohol, tabaco u otras drogas, el bajo peso del niño al nacer, etc.

Sin embargo este estudio muestra cómo una dieta alta en grasas y azúcares durante la gestación puede estar vinculada a la aparición de TDAH en niños con problemas tempranos de conducta.

La investigación, publicada en Journal of Child Psychology and Psychiatry, se llevó a cabo comparando a 83 niños con problemas de conducta persistentes iniciados a edades tempranas con 81 niños con bajos niveles de problemas de conducta.

Asimismo evaluaron cómo la alimentación de sus madres alteró el IGF2, un gen implicado en el desarrollo del feto, del cerebelo y del hipocampo, que son zonas del cerebro involucradas en el TDAH.

De esta manera se demostró que la mala alimentación producía mayores modificaciones en el IGF2, lo que se asocia a mayores síntomas del TDAH en niños con problemas de conducta como las peleas o las mentiras en edades comprendidas entre los 7 y los 13 años.

Aun así la dieta es solamente una causa importante, pero no la única ya que hay otros muchos factores que pueden desencadenar este trastorno.

Recuerda que en cualquier caso es muy importante llevar una dieta saludable y mantenernos activas tanto antes como durante el embarazo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo