Power walking, el deporte para embarazadas

Se trata de una buena alternativa al running, ya que que aporta los mismos beneficios pero es menos agresivo para el cuerpo. ¿Quieres saber en qué consiste? ¡Sigue leyendo!

Apto para todos los públicos. El power walking es un ejercicio que puede practicar todo el mundo, incluidos los niños y las embarazadas.

Es una buena manera de ponerse en forma en familia, ya que para llevar una vida saludable hemos de recordar que, además de cuidar nuestra alimentación e hidratación, la práctica de deporte es esencial.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En qué consiste el power walking

Se trata de una nueva modalidad deportiva, y un buen sustituto al running, que consiste en caminar con intensidad y ritmo, moviendo los brazos y elevando ligeramente la punta del pie (sin excedernos para no cargar la zona de la tibia), durante una hora.

Así conseguimos aumentar la capacidad respiratoria, disminuir el riesgo cardiovascular, activar el metabolismo y el sistema nervioso y controlar la tensión arterial.

Además, cuidar la postura es algo fundamental, debemos practicarlo con los hombros hacia atrás, la vista al frente, el pecho erguido y el abdomen activado. De esta manera evitamos sobrecargar la espalda y la zona lumbar.

Recuerda siempre hidratarte bien antes, durante y después de la práctica de esta actividad física.

Asimismo es imprescindible usar un calzado cómodo y adecuado para que amortigüe bien la pisada.

Si estás embarazada…

Realizar este tipo de ejercicio, si es posible a diario y si no, varias veces a la semana te ayudará a:

  • mejorar tu circulación sanguínea y la del bebé
  • prevenir y aliviar dolores de espalda
  • combatir el estreñimiento
  • reducir la retención de líquidos
  • mejorar el insomnio
  • controlar el exceso de peso
  • bajar los niveles de azúcar en sangre

    ¡Cuántos beneficios! Pero, antes de ponerte a ello, consúltalo con tu médico, por si en tu caso hay algún impedimento para practicarlo. En los últimos meses de gestación tendrás que bajar un poco el ritmo y la distancia.

    Tras el parto

    Tras dar a luz, es habitual tener debilitado el suelo pélvico por el peso del embarazo y por la labor del parto.

    Por eso, deportes como el running no están recomendados hasta casi un año después, una vez que se ha recuperado la musculatura íntima.

    Practicar power walking es una perfecta opción para iniciarse en el ejercicio y así ir tonificando la zona de forma activa y poco a poco.

    ADEMÁS... Deportes permitidos y prohibidos en el embarazo

    Publicidad - Sigue leyendo debajo