Embarazada, mejor pasea por el parque o sal al campo

Si vives en una ciudad con altos índices de contaminación, huye del tráfico y pasea por el parque o por el campo cuando puedas. Así previenes que tu bebé tenga asma. 

El asma es una enfermedad respiratoria crónica muy común, y cada vez lo es más en los niños y adolescentes. La exposición al humo del tabaco, cuando son fumadores pasivos, y vivir en zonas con alta contaminación por el humo del tráfico aumenta el riesgo de padecer esta patología y agrava el cuadro de quienes ya la sufren. Pero el peligro puede empezar antes, en la etapa intrauterina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de la Columbia Británica, en Vancouver (Canadá), relaciona el asma en los niños con el humo del tráfico al que estuvieron expuestas sus madres durante el embarazo.

Para llevar a cabo la investigación, publicada en la revista European Respiratory Journal, se analizaron los historiales médicos de unos 65.000 niños canadienses, hasta los 10 años. A continuación se estudió el grado de exposición al humo del tráfico de las madres, especialmente en los niños que padecían asma.

Una vez descartados otros factores, como las madres fumadoras durante o después del embarazo, los investigadores concluyeron que la exposición continuada a la contaminación ambiental producida por el humo del tráfico es responsable de que aumente hasta en un 25% el riesgo de que el pequeño desarrolle asma durante sus primeros cinco años de vida.

Sin embargo, este efecto era mucho menor en mujeres que, aun viviendo en zonas con alta contaminación, durante el embarazo acostumbraban a pasear por parques verdes a diario y a ir los fines de semana de excursión al campo.

Así que, ya sabes, aléjate de la contaminación del tráfico siempre que puedas y búscate espacios naturales, verdes y limpios para poder pasear y cargarte de aire puro. También los pulmones del bebé que va a nacer te lo agradecerán.

Publicidad - Sigue leyendo debajo