Practicar yoga durante el embarazo

Realizar yoga durante la gestación tiene múltiples beneficios, aunque hay que evitar posturas que tengan riesgo de caída.

Un estudio llevado a cabo por investigadores del Jersey Shore University Medical Center, en colaboración con el Hospital de Niños Kosair de Kentucky, ha analizado los beneficios de practicaryoga durante el embarazo, señalando también las posturas que pueden perjudicar al feto durante la práctica de los asanas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Las principales ventajas de hacer yoga durante la gestación son, entre otras, que se mantiene la flexibilidad y el tono muscular y además se aprenden técnicas de respiración, que luego sirven a la hora del parto.

Sin embargo, algunas posturas están contraindicadas al final del embarazo. Por eso los investigadores decidieron examinar la frecuencia cardíaca fetal a 25 embarazadas en el tercer trimestre mientras practicaban 26 posturas comunes de yoga, obviando aquellas que tuvieran riesgo de caídas o que cargasen el peso sobre el vientre y permitiéndoles modificar alguna pose apoyándose en la pared o en sillas.
Diez de ellas solían practicar yoga con regularidad, ocho estaban familiarizadas con el método, sin practicarlo regularmente, y siete nunca lo habían hecho hasta ese momento.

Cabe señalar también que ninguna de las mujeres que participaron en el estudio había presentado complicaciones durante el embarazo ni se le había contraindicado la práctica de ejercicio en este periodo de gestación.

De esta forma los autores concluyeron que la frecuencia cardiaca se mantuvo normal y ninguna mujer sufrió contracciones ni ningún síntoma adverso 24 horas después de hacer los ejercicios. Ni tan siquiera algunas posturas que normalmente están calificadas como perjudiciales supusieron algún problema (excluidas, como se ha dicho, las que tienen riesgo de caída y las que presionan al vientre) en este periodo tan avanzado del embarazo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo