Células madre para combatir una enfermedad incurable

Hasta ahora la enfermedad de los huesos de cristal se trataba de una dolencia rara sin un diagnóstico claro. Hoy, gracias a un ensayo clínico, se intenta combatir desde el útero materno.

Un pequeño golpe contra algo, un tropezón, una caída tonta… A cualquier persona esto le produce un dolor momentáneo, pero para quienes padecen la enfermedad de los huesos de cristal supone mucho más.

Uno de cada 25.000 niños que nacen puede sufrir esta dolencia rara, que incluso puede llegar a ser mortal para muchos bebés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Quien la sufre puede tener hasta 15 fracturas al año –incluso sus dientes también se rompen con facilidad– y a veces conlleva repercusiones a la hora de crecer.

Además, al considerarse una enfermedad rara, no existen diagnósticos adecuados y claros ni se encontrado terapias hasta el momento.

El Instituto Karolinska (Suecia) lleva trabajando desde hace más de diez años para buscar una solución al problema desde el útero.

Ahora, un grupo de científicos de Suecia y de Reino Unido va a realizar en enero un ensayo clínico que inyectará células madre, procedentes de fetos de embarazos interrumpidos, en bebés con la enfermedad.

Gracias a la capacidad de estas células para transformarse en cualquier tipo de tejido, se espera que sean capaces de producir hueso, cartílago y músculo para reducir la fragilidad de los huesos de estos bebés.

Durante el estudio se quieren comparar dos tratamientos para evaluar su eficacia: a quince bebés se les inyectarán células madre cuando estén en el útero (entre la semana 24-30 del embarazo) y una vez más cuando hayan nacido, y otros quince únicamente recibirán el tratamiento después de nacer.

Además, éste puede ser el principio de un prometedor camino para tratar y combatir las enfermedades desde que los bebés aún están en el útero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo