Masaje de pies para embarazadas

Masajear los pies de la embarazada tiene muchos beneficios, es muy fácil y puedes hacerlo tú misma o enseñar a tu pareja a darte este masaje.

Los pies soportan el peso añadido del embarazo, los cambios de la línea de equilibrio, sufren calambres, hinchazón por retención de líquidos... Un masaje al día les vendrá genial. Puedes dártelo tú o tu chico puede aprender a hacerlo.

El masaje de pies para embarazadas en 5 pasos

  1. Prepárate. Mete los pies en agua caliente, con sal y vinagre, y en agua fría, alternando. Seca, unta la hidratante o hidrata con el aceite de masaje (puede ser de lavanda, menta, rosa mosqueta, almendras, romero, caléndula...).
  2. Afloja articulaciones. Abraza con tus manos un pie y muévelo en todas las direcciones, masajeando, varias veces.
  3. Ascendentes. Pon una palma en el empeine y otra en el talón y súbelas presionando, rodeando los tobillos (evítalos), hasta las rodillas. Repite subiendo esta vez por los bordes del pie. Hazlo varias veces (alivia la hinchazón).
  4. Por la planta. Haz presiones, deslizamientos y círculos con ambos pulgares desde el talón hasta los dedos. En el arco, presiona con los nudillos del puño cerrado. En la bola, bajo los dedos, desliza los pulgares separándolos, del centro hacia el borde
  5. En los dedos. Aprieta la punta de cada uno, 30 segundos (alivia el dolor de cabeza), estira. Masajea los espacios interdigitales, especialmente el que separa los dos primeros dedos (bueno para el dolor de senos).

    Termina con unos masajes ascendentes. Y pon un rato los pies en alto.

    TE PUEDE INTERESAR:

    --> Masaje de piernas en el embarazo

    --> Masaje relajante en el embarazo

    Publicidad - Sigue leyendo debajo