El ejercicio de la embarazada y el cerebro del feto

Hacer ejercicio moderado en el embarazo, durante al menos 20 minutos seguidos y más de tres días a la semana, mejora el desarrollo cerebral del niño. Una investigación lo ha demostrado.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Montreal, en Canadá, dirigido por el neurocientífico David Ellemberg, ha demostrado que los hijos de mujeres que practican ejercicio de forma regular durante el embarazo, tienen al nacer un cerebro más desarrollado y más maduro que los hijos de embarazadas sedentarias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Embarazadas activas y sedentarias

En el estudio se dividió aleatoriamente a 60 embarazadas en dos grupos, uno sedentario y otro con esta pauta de ejercicio (más de 20 minutos continuados y más de tres días a la semana).

Después, mediante electrodos, se midió la actividad cerebral en los bebés de ambos grupos, entre 8 y 12 días tras el nacimiento. “Los resultados demuestran que los hijos de las mamás activas tienen mayor madurez cerebral, en concreto memoria auditiva, lo que indica que su cerebro se ha desarrollado antes”, afirma el director de la investigación.

Aún falta por estudiar si estas diferencias se mantienen a mayor edad, pero los investigadores sospechan que sí. “Esperamos que esto modifique las pautas que se dan a las embarazadas, porque, salvo excepciones, el sedentarismo aumenta las complicaciones, mientras que el ejercicio tiene muchos beneficios para la madre y para el niño”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo