Comidas que no siempre sientan bien...

El sistema digestivo es uno de los que más afectados se ven en la gestación, pero con molestias que no revisten ningún tipo de gravedad.

Los culpables de las molestias causadas en el sistemas digestivo son la hormona progesterona, que ralentiza el tránsito intestinal, y el crecimiento del útero.

Vómitos

Son típicos del inicio del embarazo y se deben a la acción de la progesterona y al alto nivel de gonadotropina coriónica. Suelen desaparecer hacia el cuarto mes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para evitar sufrirlos por la mañana, deja unas almendras en la mesilla y tómatelas antes de levantarte. Y acostúmbrate a hacer cinco comidas al día.

Normalmente el malestar no pasa de aquí. Si no desaparecen o empeoran, habla con tu ginecólogo para evitar la deshidratación.

Ardor de estómago

Surge a partir del segundo trimestre porque el útero, al crecer, desplaza al estómago, ralentiza las digestiones y hace que los ácidos suban al esófago.

Intenta solucionarlo evitando comidas grasas y copiosas, tomando infusiones de manzanilla, evitando acostarte nada más cenar y durmiendo semiincorporada. Si va a más, pide al médico que te recete un antiácido.

Estreñimiento y flatulencia

Ambos problemas tienen el mismo origen que el ardor de estómago y se acentúan si se toman suplementos de hierro.

Para prevenirlos, opta por seguir una dieta suave y rica en fibra, evita los alimentos flatulentos y mantén una vida activa (el sedentarismo contribuye a empeorar estos trastornos).

Si incluso así no puedes evitar sufrirlos, habla con el médico para que él te dé una solución.

Publicidad - Sigue leyendo debajo