Síntomas del embarazo que requieren ir al médico

Pese a que en el embarazo existen molestias comunes por las que no tienes que preocuparte, hay algunas que deben ser consultadas con un médico. Te las presentamos aquí.

Hay determinados síntomas de la gestación que generalmente son benignos, pero que siempre exigen hablar con el médico.

Dolor pélvico

En el primer trimestre el útero crece y causa unas molestias parecidas a las de la regla.

“Un dolor así produce angustia, pero es completamente normal y no hay que alarmarse”, indica la ginecóloga Laia Pratcorona. En todo caso, si el dolor es intenso siempre hay que acudir al médico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

A partir del segundo trimestre estas molestias suelen estar relacionadas con las contracciones fisiológicas de Braxton-Hicks, pero requieren consulta porque a veces están provocadas por una infección de orina asintomática.

Hinchazón en piernas y tobillos

Se debe a la retención de líquidos y a la compresión de la zona pélvica.

Normalmente no reviste importancia, y para aliviarte basta con poner a diario las piernas en alto, pasarte la ducha de agua fresca por ellas en sentido ascendente mientras te das un masaje y seguir una dieta con poca sal.

Pero si no desaparece con reposo, si el edema se localiza también en cara y manos o notas dolor intenso de cabeza, alteraciones en la visión o aumento brusco de peso, podría tratarse de una complicación llamada preeclampsia: ve rápidamente al ginecólogo.

Hemorragia

Cualquier sangrado es siempre motivo de consulta. Al principio del embarazo podría indicar amenaza de aborto o una infección.

En los últimos meses podría tratarse de alguna complicación en la placenta. Además, a veces se dan pequeñas pérdidas después de tener relaciones o de una exploración vaginal ginecológica.

Cambios en el flujo

Es habitual un cierto incremento de flujo vaginal a causa de los cambios hormonales. Pero si se vuelve de color marrón-verdoso, con mal olor o notas picor en la vagina, podría indicar infección.

Escapes de orina

Puedes sufrirlos al estornudar o al reír en el final del embarazo, cuando los músculos del suelo pélvico soportan mucha sobrecarga. Pide al médico que te indique ejercicios para reforzar esta zona.

Alteración de la visión

La sequedad ocular y la visión borrosa pueden ser síntomas de hipertensión o de glucosa elevada. Debes ir al médico.

Sangrado de encías

Se trata de gingivitis, una infección frecuente ahora. No es grave, aunque conviene que te hagas una revisión de las encías.

Publicidad - Sigue leyendo debajo