Hiperemesis gravídica, cuando las náuseas y vómitos no cesan en el embarazo

En algunos casos (los menos, no más de 1 entre 500), las náuseas y los vómitos llegan a ser tan intensos que por más que hagas no puedes controlarlos.

Se conoce como hiperemesis gravídica al trastorno que hace que las náuseas y vómitos no cesen durante el embarazo.

En qué consiste la hiperemesis gravídica

Necesitas la intervención médica para tratar la hiperemesis gravídica, ya que se trata de una patología.
Se caracteriza por la aparición de vómitos persistentes e intensos a lo largo del embarazo. No se conocen sus causas concretas, pero parece estar relacionada con distintos trastornos del metabolismo y se sabe que es más común en embarazos de gemelos y trillizos y en los de futuras mamás que sufren obesidad.
Si te sucede no te agobies, pero ve al médico lo antes posible, ya que el tratamiento precoz suele dar muy buenos resultados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Así se tratan estas náuseas

Seguramente el ginecólogo te pondrá un tratamiento farmacológico (no afecta al bebé) y si lo cree necesario, te ingresará para asegurarse de que estás bien hidratada y recibes el aporte necesario de nutrientes, quizá por vía intravenosa. Si esto último es preciso, poco a poco empezarás a tomar líquidos y a continuación una dieta blanda, hasta que tu cuerpo vaya recuperándose y aceptando una alimentación normal.
Una vez en casa, sigue las recomendaciones médicas, descansa y recuerda que hay alimentos nutritivos que suelen aceptarse bien: los yogures, el queso, la pasta, el arroz, las galletas y las patatas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo