Técnicas orientales que relajan tu cuerpo en el embarazo

La futura mamá debe buscar unos minutos para desconectar de la actividad estresante del día a día y entrar en contacto con su bebé. Es un momento para que estén a solas los dos, relajados y tranquilos. A continuación te decimos como conseguirlo.

Cuando estás relajada, tu cuerpo segrega hormonas del bienestar, las endorfinas, que también llegan hasta el bebé, transmitiéndole una sensación de felicidad.

Día a día, estas vivencias tan positivas se van almacenando en su memoria celular. Y cuantas más experimente, más tranquilo y feliz será de niño y de adulto. ¿Cómo puedes relajar tu cuerpo?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los beneficios de un baño tranquilo

  • Llena la bañera con agua tibia y añádele unas gotas de aceite esencial de lavanda. El agua es un medio estupendo para aliviar el dolor de la espalda y también el peso de la barriga.
    • Si tienes picores en la zona del abdomen, o en pies, piernas y manos, al preparar el baño puedes añadir un par de cucharadas de harina de avena, que contribuye a calmar la piel.
      • Desconecta el teléfono, olvídate de las prisas y dedica un rato a darte un baño placentero.

        El yoga, una buena ayuda

        • Siéntate cómodamente en el suelo manteniendo la espalda bien recta (puedes apoyarte en la pared).

          Cierra los ojos, coloca tus manos sobre tu vientre y siente el vaivén de tu cuerpo. Concéntrate en la respiración, deja que suceda por sí misma. Si te distraen los pensamientos, obsérvalos y déjalos ir.

          • Vuelve a concentrarte en la respiración. Cuanto más lo practiques, más efectos tendrá.

            Ejercicios eficaces de Tai Chi

            • Coloca tus pies firmes en el suelo, las piernas algo separadas.
              • Mueve tus brazos hacia el lado izquierdo y derecho, una y otra vez, en un movimiento suave y agradable. A continuación mueve los brazos hacia adelante y hacia atrás unas cuantas veces.
                • Después estira el cuerpo levantando los brazos por encima de la cabeza y bájalos, acompañando cada movimiento con la respiración: inspira al levantar los brazos, espira al bajarlos.
                  • Por último, coloca tus manos sobre las rodillas y mueve éstas hacia un lado y hacia el otro. Poco a poco estos movimientos irán relajándote.

                    Las infusiones adecuadas en tu estado

                    • Prepárate una de manzanilla, menta u otra que te guste.
                      • Si sufres calambres, una de milenrama te irá bien (tómala tres veces al día).
                        • En caso de edemas o hinchazón, toma infusiones de plantas con propiedades diuréticas, como diente de león, cola de caballo y ortiga.
                          Publicidad - Sigue leyendo debajo
                          • Si sufres insomnio, puedes beber antes de ir a la cama una infusión de melisa con manzanilla o tila.

                            No olvides dar un paseo diario

                            • Caminar cada día 30 minutos a paso ligero (pero no tan ligero que te obligue a forzar la respiración) es un buen anti-estresante. Te oxigena, te fortalece los músculos abdominales y los pélvicos y flexibiliza la parte baja de tu espina dorsal.
                              • Al caminar se segregan las hormonas endorfinas, que hacen que te sientas bien psíquicamente y que también llegan al cerebro de tu bebé.
                                • Si es posible, elige un espacio con mucho verde: la naturaleza tranquiliza.
                                  Publicidad - Sigue leyendo debajo