Pasear al perro en el embarazo

Las embarazadas dueñas de un perro son más constantes en la actividad física, se mantienen en mejor forma y con mejor ánimo, según un reciente estudio realizado en Inglaterra.

Caminar a buen paso 30 minutos seguidos al día, todos los días, es uno de los mejores ejercicios que puedes hacer durante el embarazo.

Y si lo haces para sacar a pasear a tu perro, aún mejor, porque serás más constante en la práctica de esta actividad, que en tu estado tiene enormes beneficios físicos y psicológicos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Liverpool, UK, en colaboración con Mars Petcare, concluye que las mujeres embarazadas que poseen uno o varios perros tienen un 50% más de probabilidades de alcanzar la cantidad de ejercicio recomendada (150 minutos a la semana) que aquellas que no tienen esta mascota.

El estudio, en el que se analizó a 11.000 embarazadas, también descubrió que las gestantes dueñas de un perro grande caminan a paso más ligero que las propietarias de uno pequeño.

“Otros estudios ya habían demostrado que tener un perro aumenta la actividad física en los adultos en general, pero es la primera vez que se analiza esta relación en las embarazadas”, indica la doctora Carri Westgarth, directora de la investigación.

En cuanto a las recomendaciones para pasear al animal, son las mismas que para caminar en el embarazo: ropa y calzado adecuados, hidratación, no agotarte ni exponerte a sofocos ni a caídas (no le saques si es un perro muy grande y que tira mucho de la correa), cuidar la higiene y detener la actividad y consultar al médico si surge cualquier dolor o molestia.

Además de darte cariño, tu perro te ayuda a mantenerte en forma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo