Sexo en el embarazo: situaciones en las que no se puede hacer

No es lo habitual, pero existen algunas complicaciones del embarazo que hacen desaconsejables las relaciones sexuales. Si es tu caso, tu médico te lo dirá abiertamente y te indicará si has de prescindir de la penetración o incluso de cualquier estimulación erógena. Puede ser sólo en una etapa (al principio del embarazo, al final...) o durante toda la gestación.

Tienes antecedentes de partos prematuros

O has sufrido abortos previos. En muchos casos se desconoce por qué motivo han ocurrido, así que de forma preventiva se recomienda la abstinencia sexual.

Te han diagnosticado placenta previa o baja

Aunque es posible que a partir del quinto mes, cuando el útero crece más, la placenta se desplace hacia la zona superior y te permitan volver a mantener relaciones.
Has sufrido una hemorragia vaginal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si estás en esta situación y te han ordenado reposo, deberás esperar hasta que el tocólogo decida, una vez que haya pasado el riesgo, si es posible reanudar las relaciones sexuales y con qué limitaciones.

El cuello del útero se encuentra dilatado

No ocurre con mucha frecuencia, pero si éste es tu caso, deberás abstenerte de mantener relaciones y de experimentar orgasmos, porque podrían borrar totalmente el cuello uterino y desencadenar el parto.

Hay fisura en la bolsa de líquido amniótico

En este caso deberás evitar las relaciones sexuales porque existe un alto riesgo de sufrir un parto prematuro.

Esperas más de un bebé

Es muy probable que al final del embarazo tu tocólogo te aconseje no mantener relaciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo