Congestión nasal por la rinitis del embarazo

Es una molestia de la gestación bastante frecuente, que provoca congestión nasal, moqueo acuoso e irritación de las fosas nasales. No es catarro ni es alergia, es rinitis del embarazo, y hay medidas para aliviarla.

Parece un resfriado que no se acaba de curar, pero no lo es. Tampoco se trata de una alergia respiratoria, aunque estemos en la época.

Es la rinitis del embarazo, una afección bastante frecuente (afecta al 20-30% de las gestantes) que provoca congestión nasal con moqueo acuoso y que puede iniciarse en el segundo mes y persistir hasta el parto o incluso algunas semanas después.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Se debe al incremento de hormonas estrógenos y al mayor flujo sanguíneo, que inflama las mucosas nasales (los cornetes) y las irrita, haciendo que generes más mucosidad.

Medidas para aliviar la rinitis

Para aliviar esta molestia, además de consultar al médico, toma nota:

- Bebe mucho líquido, especialmente agua, y cada poco tiempo, para fluidificar y para evitar la deshidratación.

- Aumenta la humedad en tu hogar poniendo un humidificador o recipientes de agua en la calefacción para evitar que las fosas nasales se resequen.

- Haz irrigaciones nasales con suero fisiológico o agua salina.

- También te aliviará bañarte en agua caliente y respirar el vapor.

- Haz ejercicio moderado, ya que disminuye la congestión nasal.

- Evita la exposición a sustancias irritantes, como el humo del tabaco.

- No hagas ejercicio donde haya mucha polución ni, por precaución, cuando estén altos los índices polínicos.

- Si estornudas mucho y la molestia es acusada, pregunta al médico si puedes tomar un antihistamínico que sea seguro (no uses descongestivos).

Publicidad - Sigue leyendo debajo