Hidropilates para embarazadas

Bueno para tu espalda, para tus músculos y para el bebé. El método Pilates adaptado al agua es el deporte más completo y seguro para futuras mamás.

En el año 2000, un profesor de gimnasia estadounidense pensó que mezclar algo tan bueno como los ejercicios de l método Pilates con las propiedades del agua, sólo podía dar un resultado ultra-saludable. Así nació el Hidropilates o Water Pilates.

Desde entonces se ha comprobado que el agua suaviza los ejercicios tradicionales de este método y como consecuencia los facilita, provocando un efecto muy positivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En el caso de las embarazadas, es especialmente recomendable ya que el agua alivia parte del peso que soportan y facilita la consecución de ejercicios. Es la mejor manera de sentirse cómoda y, sobre todo, segura mientras haces deporte.

Practicarlo de un modo suave, remite el dolor de la columna, mejora la circulación y disminuye la probabilidad de abortos prematuros.

Ten en cuenta que el agua aligera la sensación de peso y reduce el estrés de las articulaciones. Además refresca y mantiene la temperatura que a veces puede ser más alta de lo normal en mujeres que esperan un hijo.

Por último, gracias a la sensación de flotabilidad, el ritmo cardíaco no se dispara como ocurriría en el suelo.

A la hora de practicarlo, bajo ningún concepto se debe hacer demasiado esfuerzo, la sensación tiene que ser ligera y cómoda. ¡Y no olvides llevar un certificado de tu médico acreditando que estás en condiciones para practicar hidropilates!

Publicidad - Sigue leyendo debajo