Gimnasia y dieta para tener un suelo pélvico sano

Practicar algo de gimnasia durante unos minutos al día y cuidar tu alimentación no sólo es bueno para ti, sino también para tu bebé.

Gimnasia maternal

Las técnicas de gimnasia para embarazadas son ejercicios para dar estabilidad a la columna, en particular a la zona de la articulación sacroilíaca, que molesta tanto a la gestante. “Son ejercicios de controlmás que de movimiento. Es como si quisieras llevarte el pubis a la nariz”, ilustra Stéephanie. Bastan 15 minutos diarios para tener el suelo pélvico en óptimas condiciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Durante el tercer trimestre puedes practicar con pelotas grandes (20 € en tiendas de deportes y fitness). Es sencillo y eficaz: sentada en la pelota, realiza movimientos pélvicos, hacia adelante y hacia atrás, en círculos. “Como dibujando una sonrisa con la pelvis”, explica.

También lo puedes hacer sin pelota, de pie, con las rodillas algo flexionadas, delante de un espejo para controlar mejor tus movimientos.

Alimentación y ejercicio

Tu dieta es importantísima. Ha de ser equilibrada y suponer un buen aporte de proteínas. “Sin proteínas, el músculo se debilita y pierde tono”, recuerda Stéephanie.

Además, debe proporcionarte una correcta dosis de ácido fólico (indispensable para el desarrollo del feto en el primer trimestre y para dar elasticidad a la piel de la madre) y evitar las grasas saturadas, que reducen la oxigenación de los tejidos.

Por otra parte, el ejercicio es un complemento fundamental. “El parto es el día final de esta larga competición de 9 meses”, cuenta la experta.

No olvides que para tener un suelo pélvico sano necesitas unas caderas sanas y una columna bien alineada. El sedentarismo es el peor enemigo del embarazo. Sólo en casos de riesgo de parto prematuro, tu ginecólogo te aconsejará que no realices ejercicio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo