Conducir embarazada

Si hasta ahora ibas en coche al trabajo, a hacer la comprar o al ginecólogo, ¿por qué deberías cambiarlo? Puedes seguir conduciendo siempre que tengas en cuenta las siguientes recomendaciones y consejos.

Siempre con el cinturón

En los inicios de los embarazos muchas mujeres se sienten mareadas o tienen náuseas. Estos síntomas pueden hacer que te desconcentres o que pienses que es mejor ir sin cinturón porque te aliviará. Pero no es así, aunque te resulte incómodo ponte siempre el cinturón.

Existen distintos estudios que han demostrado que la madre y el pequeño tienen más probabilidades de sobrevivir en un accidente si llevan el cinturón puesto. Además, no olvides que si no lo llevas poner en riesgo tu vida y también pueden multarte. En el caso de que fueses en el coche, se produjese un choque y no tuvieses el cinturón puesto, te pegarías contra el volante lo que puede hacer que tengas contracciones anticipadas o en el peor de los casos un aborto, ya que el golpe haría que la placenta se desplazase.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cómo ponerse el cinturón

Para estar protegida debes ponerte el cinturón entre la tripa y el pecho. Nunca te pongas la parte superior del cinturón atravesando la barriga. La parte inferior de este debe estar entre los muslos y la tripa. Así, si tienes un accidente, la presión se repartirá homogéneamente en el útero y la barriga donde está tu bebé se mantendrá segura.

Si colocas una almohadilla conseguirás que el cinturón no se mueva de un lado a otro y así te molestará mucho menos. También existe un producto que venden que hace que la conductora se siente en un cojín plano y de ahí sale un pasador doble que va desde los muslos hacia la parte de arriba de la espalda. Así rodea la parte inferior del cinturón y hace que se mantenga en su sitio. Es aconsejable que la ropa que lleves esté por debajo del cinturón para que no sientas presiones.

La posición

Debes estar bien colocada. El respaldo lo más recto posible, para evitar dolores innecesarios. Y el reposacabezas es mejor que se sitúe a la altura de la cabeza, no más alto. Tampoco la conductora embarazada debe sentarse muy cerca del volante, es aconsejable una distancia de 25 centímetros.

Hasta cuándo viajar sola

Conforme va pasando el tiempo, el bebé crece y como consecuencia también lo hace tu barriga. Por eso llega un momento en el que tu libertad de movimiento queda limitada. Esto puede hacer que se produzcan situaciones críticas como reacciones más lentas y decadencia de agilidad. La mejor medida que puedes seguir para esto es que a partir del sexto mes sea otra persona la que conduzca o ir siempre acompañada en el coche. El ir conduciendo con alguien hace que estés menos estresada ante el volante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Bebe y descansa

Si no has tenido ningún problema durante el embarazo, puedes permitirte viajes largos en coche. Pero no olvides que el estar sentada durante mucho tiempo aumenta el riesgo de trombosis. Para ello puedes seguir unas reglas que te ayuden en los viajes largos.

Es aconsejable beber mucha agua durante el viaje, sobre todo en verano. Si no dispones de aire acondicionado enciende el coche y abre las ventanas unos minutos antes de viajar para hacer que la temperatura del interior descienda. También es bueno parar cada dos horas como mínimo y estirar las piernas o caminas durante diez minutos.

Qué hacer si tienes una emergencia

Si se produce un accidente o te sientes mal después de conducir, lo primero que debes hacer es visitar a tu ginecólogo. Él te hará un reconocimiento médico para ver que tanto tú como el bebé estáis en perfecto estado. Aunque en los primeros seis meses del embarazo tu bebé está bien protegido por la bolsa y el líquido amniótico, en el último tercio un accidente es más peligroso. Incluso si el impacto te parece mínimo, solo un médico puede determinar si el feto, el útero o la placenta han sufrido daños.

El airbag, ¿peligroso?

El airbag no representa ningún peligro para el bebé. En caso de un choque solo se hincha a la altura de la cabeza y del pecho por eso no afecta a la tripa durante el embarazo. Aunque no conduzcas tú, el airbag te afecta de la misma forma pero como ya hemos dicho no es peligroso para el bebé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo