En verano: cuidados de la embarazada

El calor y el sol te afectan más de lo habitual durante los meses de verano. Conviene que prestes atención a tu cuerpo para evitar pequeños "problemillas" tan típicos de esta época.

Buenos cuidados

Determinadas posturas y buenas prácticas de higiene te protegerán frente a trastornos muy habituales.

Eleva las piernas

Con el calor extremo es normal que se te hinchen las extremidades inferiores, sobre todo al final del día. No tiene importancia, siempre que no se acompañe de una tensión por encima de 140/90. Te relajaráponer las piernas en alto (elévalas 90º y apóyalas en la pared) y hacer ejercicios rotatorios con los tobillos y los pies.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además, si pasas mucho tiempo sentada en el trabajo es bueno que cada hora te levantes y des un pequeño paseo y también que utilices un altillo que mantenga las piernas en posición horizontal: así se favorece la circulación de la sangre.

Recurre a los masajes

La sensación de peso y dolor en las piernas se acentúa con el calor. Para evitarla, al llegar a casapide a tu pareja que te haga unmasajesuave apretando con las manos de abajo arriba, desde los tobillos hacia la rodilla. Puedes utilizar una crema hidratante, pero ten presente que antes de usar algún gel frío para piernas cansadas debes preguntar a tu ginecólogo cuál es adecuado.

Protégete del sol

Debido a los cambios hormonales, en la gestación la piel es más sensible a los rayos del sol (algunas embarazadas presentan el llamado “cloasma”, hiperpigmentación de la piel de las mejillas, labio superior...). Protégete bien con un sombrero y un protector solar de alto índice: aplícalo media hora antes de exponerte al sol, con la piel limpia y seca, y renuévalo cada dos horas.

Si eres propensa a manchas habla con tu dermatólogo,porque actualmente existen ya despigmentantes para pieles sensibles que se pueden utilizar en el embarazo y te ayudarán a solucionar este trastorno.

Utiliza jabón delicado

La alteración hormonal y el calor pueden hacer que sudes más y que aparezcan irritaciones en tu piel: utiliza desodorantes, geles de ducha y cremas que respeten tu epidermis.

Hidrata tu piel

Otro efecto del cambio hormonal: tu piel se reseca y aparecen picores en la tripa y el pecho. Y en esta época, como en la playa y la piscina la exposición al sol es mayor, aumenta la sequedad y con ella, los picores.

Los evitarás si por la mañana y antes de irte a dormir hidratas tu piel aplicándote aceite de rosa mosqueta, que además te servirá de ayuda a la hora de prevenir las estrías.

Otra buena idea es utilizarsprays de agua termal. En las noches de insoportable calor, ten uno a mano y rocíate la cara y el cuello con él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo