A traves del gusto y del olfato

A TRAVÉS DEL GUSTO Y DEL OLFATO

El bebé que va a nacer tiene sentido del gusto, no hay duda. El doctor Thomas Verny comprobó en los 80 que si añadimos sacarina al líquido amniótico, el feto ingiere el doble de líquido de lo habitual.

Otros especialistas han ido confirmando su teoría. Unos, argumentando que si el recién nacido puede distinguir desde el primer día entre los cuatro sabores básicos, es lógico pensar que también lo hacía antes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y otros, comprobando que los bebés prefieren los alimentos que sus madres tomaban cuando los estaban gestando. Si comes algo “rico”, el feto lo percibe y se muestra activo.

Y si algún alimento fuerte cambia sus sabores habituales, le resulta desagradable y lo demuestra con muecas.

Respecto al olfato, también se desarrolla antes del nacimiento, aunque no funcione, pues para oler se precisa el aire. Los recién nacidos tienen un olfato muy fino y cabe pensar que ya han tenido experiencias “olfativas”, a través del canal del gusto.

Además ¿sabes qué pasa cuando tú hueles algo agradable? Que el feto comparte tu sensación de bienestar, al recibir las hormonas que segregas. Y al contrario si es un olor que te desagrada.

SENSACIONES VISUALES

¿Te has preguntado alguna vez si tu hijo percibe la luz del sol? Pues sí, está comprobado que registra esta sensación visual. A pesar de habitar en un espacio oscuro, desde la semana 24 el bebé empieza a abrir los ojos cuando está despierto y los cierra al dormirse, cosa que hace la mayor parte del tiempo.

Y a partir de entonces sus ojos son sensibles a los distintos niveles de luz y de oscuridad, por lo que si sales de un lugar oscuro a la claridad de la luz del sol, tu bebé lo notará en el acto. Si, por ejemplo, tomas el sol en verano, el niño recibirá el “fogonazo” y se moverá, volviendo la cara para evitar mirar directamente hacia la luz.

Como has podido comprobar, el bebé que esperas participa de todos tus actos, que vive con sus propias sensaciones. Si éstas son habituales, se acostumbra a ellas e incluso las “recuerda” después de nacer.

Y si le son desconocidas, reacciona con un sobresalto, o una actitud de evitación, o con una curiosidad expectante. Aún no ha nacido y... ¡cuánto está aprendiendo!

Publicidad - Sigue leyendo debajo

EVITA ESTOS HÁBITOS NEGATIVOS

Estrés excesivo. Ya sabes que el feto no sólo reacciona a tus hábitos físicos, sino también a tus emociones. Y sufre si estás excesivamente estresada.

Según afirma el doctor Thomas Verny, “las dudas e incertidumbres ocasionales no harán daño al niño. Tales sentimientos son naturales e inofensivos. Sólo las emociones intensas que lleven a un patrón de conducta bien definido y constante pueden afectar negativamente al niño”.

Se refiere a un estrés marcado y continuado en el tiempo, que sí afectaría al feto, creándole miedo e inseguridad. Si te sientes permanentemente estresada, háblalo con tu entorno para que te libere de algunas tareas y, si aun así no te sientes mejor, busca ayuda profesional.

Tabaco. Si pudieras ver mediante una ecografía cómo vive tu hijo el hecho de que fumes, dejarías de hacerlo inmediatamente. Este ejercicio lo han realizado distintos especialistas y todos han comprobado que el feto se pone alerta y nervioso sólo con que la madre piense en encender un cigarrillo, antes incluso de prenderlo.

Y mientras ella fuma, muestra su rechazo haciendo muecas de desagrado. Para dejar este hábito puedes contactar, de forma gratuita, con la Unidad de Tratamiento a Fumadores del Hospital Carlos III de Madrid. Hazlo a través de www.vidasintabaco.com
o en el Tf. 901 120 239.

Alcohol. Su efecto también es muy nocivo. El alcohol afecta al feto en mucha mayor medida que a un adulto, ya que le llega rápidamente a través de la placenta y tarda mucho más tiempo que los adultos en metabolizarlo, con lo cual los daños que le provoca
son también mucho mayores.

No pruebes ni gota, no hay una cantidad segura, sustituye ahora las bebidas alcohólicas (todas) por otras saludables: agua, leche, zumos, batidos e infusiones. Él te lo agradecerá.

Publicidad - Sigue leyendo debajo