Aligerar las piernas

La presión hidrostática que ejerce el agua sobre las piernas favorece el retorno venoso, lo que además de aliviar los edemas o hinchazones, previene la aparición de varices.

CAMINAR

En la zona de la piscina que sea menos profunda, de pie, camina hasta que el agua te llegue a los hombros. En este sencillo ejercicio la resistencia gradual que va ofreciendo el agua funciona de una manera similar a la de las medias de compresión.

CÍRCULOS CON LAS MANOS

Si tienes las articulaciones hinchadas, haz movimientos circulares y abre y cierra las manos repetidamente dentro del agua.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

PASOS LARGOS, PASITOS CORTOS

Con el agua a la altura del pecho, camina de puntillas y con los talones alternativamente; con zancadas largas y con pasos pequeños, y con las piernas separadas sin doblar las rodillas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo