Otros trastornos del embarazo

El embarazo aparecen otras molestias, también muy comunes. Existen remedios para combatirlas.

Además de las náuseas, la pesadez de piernas y los dolores de espalda, durante tu embarazo es probable que te enfrentes a alguno de estos trastornos, también bastante habituales. Saber cómo aliviarlos te vendrá muy bien.

Dolor de pecho

Uno de los primeros cambios fisiológicos, provocado por las hormonas del embarazo, será el aumento de tamaño y la sensibilidad de los senos, unido a una pigmentación más oscura en los pezones y las areolas y una mayor transparencia de la red mamaria.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Utiliza un sujetador adecuado a tu talla que no te oprima y recuerda aplicarte cada día una crema hidratante o una antiestrías para cuidar la delicada piel de esta zona.

Cansancio y somnolencia

Habituales en los primeros meses, tienen una causa hormonal (la progesterona provoca sensación de relajación). Además, tus órganos están trabajando de forma distinta, lo que se traduce en un estado de agotamiento que aumenta a medida que avanza la jornada.

Para evitarlo es esencial el descanso. “Nada es peor que llevar una vida laboral intensa, madrugar mucho y no cuidarse como es debido”, explica el doctor Josep Mallafré.

Estreñimiento

Se debe al menor movimiento del intestino provocado por la relajación de la musculatura por causa hormonal. Y en los últimos meses, a la presión que ejerce el útero sobre la pared intestinal.

Para combatir el estreñimiento, bebe mucha agua a lo largo del día (para empezar, un vaso nada más levantarte), desayuna galletas con fibra e incluye en tu dieta kiwis, ciruelas... Además, haz algo de ejercicio, ve al baño en cuanto sientas ganas y no lo hagas con prisa.

Anemia

En el embarazo y en el postparto es necesaria una gran cantidad de glóbulos rojos. Por eso debes tomar hierro (en suplementos que te recete el ginecólogo y en alimentos como la carne, las lentejas, las espinacas...), para no sufrir anemia, que cuando es intensa llega a causar cansancio, irritabilidad, palpitaciones...

Insomnio

Al principio se debe a la preocupación derivada de la nueva situación; poco a poco irá desapareciendo. En la fase final los responsables son el tamaño de la tripa, las posturas incómodas, la dificultad para respirar bien y las visitas al baño.

Para combatir y dormir bien da un paseo a media tarde, no bebas líquido antes de acostarse, no te quedes durmiendo delante de la tele y usa pijamas cómodos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo