Embarazo: me pesan las piernas

Además de las náuseas y los vómitos, hay trastornos muy habituales en la gestación que afectan a las extremidades inferiores.

Las extremidades inferiores son unas de las partes de tu cuerpo que más sufren el cambio físico que acompaña al embarazo.

Calambres

Son más frecuentes por la noche y se relacionan con las variaciones del calcio durante la gestación. Notarás un dolor intenso y súbito en el músculo (sobre todo el gemelo), que estará duro como una piedra, y una sensación de hormigueo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Consejos. Para aliviar el calambre, cambia de posición y luego dobla la pierna hasta tocar con el talón tu glúteo. Después aplica calor seco en la zona o realiza un suave masaje. Como prevención resulta eficaz tomar frutas ricas en potasio, como los plátanos o las fresas.

Piernas cansadas

La mala circulación sanguínea, unida a la presión adicional ejercida por el aumento de peso y el volumen del útero, causan esta sensación.

Consejos. Mantenlas en alto, apoyadas contra la pared o con un par de almohadones. También son eficaces los masajes o una ducha de agua fría desde los tobillos hasta la pantorrilla, que ayuda a tonificarlas.

Retención de líquidos

Esta molestia se acentúa en la época estival y durante los últimos meses de gestación. Se caracteriza por la hinchazón de las piernas y los tobillos, especialmente al final del día. que desaparece con el descanso.

Está causada por una compresión de los vasos sanguíneos que provoca una acumulación de líquidos en los tejidos. No olvides que una gran parte del peso ganado al final del embarazo es líquido.

Consejos. Mantén las piernas en alto, date masajes, camina, consume poca sal, date chorros de agua fría y bebe mucho líquido, que te ayudará a depurar el organismo.

Varices

Los cambios hormonales provocan la dilatación y relajación de las paredes venosas. Esto, unido a la presión uterina sobre las venas inferiores y al aumento del flujo sanguíneo, favorece la aparición de varices, especialmente en el tercer trimestre.

Notarás sensación de pesadez, hinchazón y quemazón. Y si la situación se agrava, pueden inflamarse.

Consejos. Camina al menos media hora cada día y procura no estar mucho tiempo sentada. Mantén las piernas en alto a menudo y evita llevar prendas ajustadas que impidan una correcta circulación sanguínea. Y aplícate una ducha de agua fría en las piernas a modo de suave masaje.

Publicidad - Sigue leyendo debajo