Remedios para las molestias del embarazo

Náuseas, dolor de espalda, calambres... son la cara menos amable de la gestación. Pero estos trastornos son normales, pasajeros y se pueden aliviar.

Durante el embarazo tu cuerpo vivirá una sorprendente transformación para convertirse, durante nueve meses, en la mejor morada para el bebé que esperas. Pero aunque estos cambios sean necesarios, en muchas ocasiones llevan aparejadas una serie de molestias físicas y psicológicas.

Las más habituales son los mareos y náuseas del principio, la hinchazón en la zona de las piernas y los dolores de espalda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¡Qué malestar!

Un 70% de las gestantes sienten náuseas y mareos en los primeros meses del embarazo. Y en muchos casos, además, aparecen vómitos.

Mareos

Al principio del embarazo la tensión disminuye. “Esta bajada –de 7/12 a 6/10– es normal”, explica el doctor Josep Mallafré, consultor del Servicio de Obstetricia de USP Instituto Universitario Dexeus, de Barcelona.

Lo malo es que hará que te notes más cansada y que, si estás en lugares con mucha gente o calor intenso, te marees, veas estrellitas y llegues incluso a desmayarte. Por otra parte, al final del embarazo puedes sufrir mareos estando tumbada debido a que el útero comprime la vena cava inferior y dificulta el retorno de sangre al corazón, lo que hace que te llegue menos oxígeno.

Consejos. Evita las aglomeraciones, utiliza ropa amplia y cómoda y no realices movimientos bruscos (por ejemplo, levantarte de forma repentina de la cama). Si aún así te sientes mareada, toma un zumo o algo de chocolate para recuperar tu nivel de azúcar en sangre. Y, por supuesto, si crees que te vas a desmayar, túmbate en el suelo y que alguien te levante las piernas para mejorar la circulación sanguínea.

Náuseas y vómitos

Suelen aparecer hasta la semana 13 de embarazo, aproximadamente, y generalmente están provocados por la acción de la progesterona y los estrógenos. Estas hormonas ralentizan la digestión, con lo que los alimentos permanecen más tiempo en tu estómago y surge el malestar digestivo.

Las náuseas son más frecuentes por la mañana y con el estómago vacío. En ocasiones, sin embargo, se deben al estrés que causa el temor al parto, la responsabilidad de la maternidad o el miedo a que el bebé pueda sufrir alguna enfermedad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Consejos. Para prevenir las náuseas y los mareos, come poco y con frecuencia, opta por platos fríos y espesos (purés, compotas...) y evita las sopas o caldos calientes. Y no te laves los dientes nada más levantarte por la mañana, ya que eso estimula el vómito.

“Lo ideal es tomarse un yogur o un helado y volver a la cama, esperar un cuarto de hora y luego levantarse para hacer vida normal”, aconseja el ginecólogo. Y un consejo infalible: intenta vivir tu embarazo sin estrés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo