Embarazada: disfruta de los beneficios de tu estado

Muchas mujeres declaran haberse sentido estupendas durante el embarazo. Pero otras no. Si a ti se te está haciendo "cuesta arriba", te ayudamos a descubrir los aspectos positivos de tu estado (son muchos). Queremos que te sientas mejor.

Para muchas mujeres, enterarse de que iban a tener un hijo les supuso una vitalidad de inyección y energía, que les proporcionó una agradable sensación de plenitud y felicidad. Es posible, sin embargo, que tú no te sientas tan pletórica. Para sentirte mejor, piensa que tus molestias son temporales, apóyate en la gente que te quiere y dedícate a conocerte más a fondo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

CÉNTRATE EN ESCUCHAR TU CUERPO

Sin duda te encuentras en un momento estupendo para aprender a "escuchar" los mensajes de tu cuerpo, quererlo y cuidarlo: procura seguir una dieta más sana, haz ejercicio a diario, infórmate sobre las diferentes técnicas de relajación... Todo esto te ayudará a sentirte mejor físicamente, lo que a su vez repercutirá, para bien, en tu estado de ánimo.

Si tienes pareja, cuéntale cómo te sientes. Comprobar que puede ayudarte le hará ver que es parte importante "del asunto" y evitará que en el futuro, cuando des a luz, se sienta desplazado de la relación tan íntima que entablaréis el pequeño y tú.

Por otro lado, es cierto que vuestra vida sexual se verá alterada durante unos meses, pero según estudios realizados recientemente, más de la mitad de las parejas españolas aseguran que el cambio en las relaciones sexuales durante el embarazo fue positivo.

No es extraño que durante algunos meses de esta etapa estés sexualmente más activa, e incluso que llegues al orgasmo por primera vez si nunca lo habías experimentado antes (les ocurre a muechas embarazadas entre el cuarto y el sexto mes). Esto se debe a que ahora tienes las zonas erógenas más sensibles (por el aumento del riego sanguíneo) y te excitas más fácilmente. Más adelante, asistir con tu pareja a las clases de preparación al parto y compartir vuestros sentimientos con otras futuras madres y padres te hará sentirte comprendda y acompañada, además de mucho más unida a tu compañero, lo que te ayudará a enfrentarte al parto más confiada. Y, sin duda, ésta es una oportunidad excelente para hacer nuevas amistades.

Si no tienes pareja, busca la compañía de las personas que te quieren. Durante estos meses el apoyo emocional juega un papel muy importante en tu bienestar y en el de tu hijo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

NO ESTÁS GORDA, ESTÁS EMBARAZADA

Si te deprimes porque no te gusta tu aspecto, piensa que el cambio es temporal y que pocos meses después de dar a luz estarás recuperada y con un precioso bebé en los brazos. De hecho, el 70% de las nuevas mamás declaran sentirse "igual que antes" a los seis meses del parto.

De todos modos, para que te sientas más conforme con tu imagen, sigue estos consejos:

  • Guarda tu ropa de antes. Verla y pensar que tardarás un tiempo en ponértela te desanimará.
    • Cómprate aquello con lo que te veas realmente guapa. No tienes ninguna obligación de ponerte ropa premamá si no te gusta.
      • Huye de todo aquello que te haga parecer más voluminosa.
        • Asiste a un cursillo de autoestima (no suelen durar más de 15 días). Reforzar tu "yo" te vendrá estupendamente no sólo ahora, sino también cuando nazca tu hijo.

          TENDRÁS EL CUTIS RADIANTE

          Es cierto que tienes el rostro más lozano, pero no porque estés hecha una "foca" (es natural que vayas cogiendo peso), sino porque tu organismo empieza a retener más agua y sodio a partir del cuarto mes. Si tienes cuidado (bebe al menos dos litros de agua diarios y reduce tu consumo habitual de sal), conseguirás mantenerlo radiante, sin que se te abotargue, hasta el final del embarazo.

          Si tienes el cutis graso, lo más probable es que tu problema mejore, porque la acción de las hormonas del embarazo tienden a secarlo.

          Si lo tienes seco tendrás que aplicarte a diario una hidratante, además de una mascarilla nutritiva una o dos veces a la semana, pero en cualquier caso, tu rostro ofrecerá una luminosidad especial.

          TU PELO TAMBIÉN CAMBIA

          También es probable que si tienes el pelo liso, se te rice, y si lo tienes rizado, se te alise, porque las hormonas gestacionales afectan a la estructura capilar. Si a ti te ocurre, saca partido a tu nuevo "look" (también es algo temporal). Podrás ofrecer una imagen diferente sin tener que pasarte horas y horas en la peluquería.

          Además, durante el embarazo el ritmo de crecimiento del vello disminuye, por lo que la depilación te durará mucho más. ¿Ves cómo el embarazo también tiene sus cosas buenas?

          Publicidad - Sigue leyendo debajo