Los beneficios de hacer ejercicio en el embarazo

Practicar ejercicio físico y asistir a los cursos de preparación al parto te ayudará a vivir la gestación con menos molestias y a afrontar con confianza y energía el momento de dar a luz.

Hacer ejercicio de forma habitual es muy saludable en cualquier época de la vida. Pero en el embarazo, si transcurre con normalidad, alejarte de la vida sedentaria te beneficia aún más.

Eso sí, si eres una deportista consumada tendrás que reducir el tiempo y la intensidad de tus sesiones.

Y si nunca has hecho deporte, simplemente deberás plantearte el propósito de moverte más. No es un consejo banal: el ejercicio te reportará múltiples beneficios... y a tu bebé también.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El ejercicio es bueno para ti y para el bebé

Físicamente, al hacer ejercicio lograrás una mayor oxigenación de los tejidos y aumentarás tu capacidad respiratoria, lo que agradecerás mucho durante el parto (y también tu hijo, al que enviarás más oxígeno).

Además, ganarás fuerza y elasticidad muscular y te resultará más fácil seguir adoptando una buena postura, a pesar de tu aumento de peso y de la alteración de tu centro de gravedad. Así evitarás dolores de espalda y de piernas y prevendrás pérdidas involuntarias de orina.

El ejercicio físico también te mantendrá a salvo del estreñimiento, la retención de líquidos y el insomnio, alteraciones comunes entre las futuras mamás, te ahorrará problemas con la tensión arterial y te protegerá frente a la diabetes gestacional.

A todo ello hay que añadir los datos que aseguran que las mujeres que están en forma durante el embarazo tienen menos riesgo de dar a luz por cesárea y pasan un postparto bastante más corto y llevadero.

A nivel psicológico, está demostrado que hacer ejercicio sube la autoestima y es una de las formas más saludables de descargar tensión, reducir la ansiedad y aumentar la producción de endorfinas, que son las hormonas de la felicidad.

Y los beneficios no acaban aquí. Infinidad de estudios confirman que el ejercicio que realiza la futura mamá favorece el desarrollo del aparato respiratorio y del sistema nervioso central del bebé que está gestando.

Publicidad - Sigue leyendo debajo