Hábitos dentales saludables

Pon en práctica estas prácticas para reducir las molestias que tienes en los dientes durante la gestación.

Aunque no es posible hacer nada para minimizar el efecto de las hormonas en tus encías, sí existen ciertos hábitos que te ayudarán a mantener tu boca saludable:

  • Trata de reducir el consumo de productos azucarados y bebidas dulces o ácidas (concentrados de frutas). Y si los tomas, asegúrate de que puedes cepillarte o al menos enjuagarte justo después. Recuerda que durante estos meses estás más expuesta a las caries, no solo debido al efecto de las hormonas, sino también porel cambio del pH en la saliva.
  • Si no puedes lavarte los dientes después de una comida, intenta incluir en los postres alimentos que reduzcan la acidez de la saliva, como los cacahuetes o el queso. Enjuagarte con agua y masticar chicle sin azúcar también te ayudará a limpiarlos y evitará así la formación de la placa.
  • El calcio, fósforo, magnesio y las vitaminas C y D juegan un papel esencial en la composición de huesos y dientes. Asegúrate de que tu alimentación diaria te aporta la suficiente cantidad de todos estos nutrientes.
  • Si sufres náuseas y cuando usas el cepillo de dientes te dan fuertes arcadas, colócate una pequeñísima cantidad de pasta de dientes en el dedo índice y utilízalo a modo de cepillo.
  • Si tienes las encías sangrantes e inflamadas y te molestan, utiliza después del cepillado un colutorio que no contenga alcohol y que tenga propiedades antisépticas.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Cuatro aliados de lujo

    Para asegurarte de que las medidas higiénicas que utilizas son correctas, ten en cuenta los siguientes detalles:

    • Cepillo. Debe ser de cabezal pequeño (es más fácil que llegue a todos los dientes), con cerdas suaves de puntas redondeadas. Cámbialo cada tres meses.
    • Dentífrico. Utiliza una pasta fluorada (ayuda a la remineralización del esmalte dental) y que no haga mucha espuma, para evitar náuseas. Si tienes las encías inflamadas, usa una adecuada para este problema. Y si es la pasta lo que te da náuseas, humedece el cepillo sólo con agua y al acabar usa un enjuague bucal.
    • Hilo dental. Su uso continuado limpia la placa de las zonas interdentales y reduce así la aparición de gingivitis.
    • Técnica. Cepíllate los dientes durante al menos dos minutos después de cada comida. Empieza por la cara externa de muelas y dientes (de arriba abajo y de abajo arriba) sigue con las internas y termina con las caras superiores u oclusales con un cepillado transversal. Si utilizas un cepillo eléctrico, sigue las indicaciones del fabricante y no ejerzas presión sobre los dientes; y recuerda cambiar el cabezal a menudo para impedir la acumulación de bacterias.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo