Roncar en el embarazo

En el embarazo es más difícil conciliar el sueño... y más fácil roncar. Si tienes este problema, hay varias pautas sencillas que puedes seguir para minimizar los ronquidos.

Si nadie te lo ha contado aún, debes saber que en el embarazo hay mayor tendencia a roncar, sobre todo en los últimos meses.

¿Por qué razón? La culpa la tienen las hormonas y su efecto relajante sobre las vías respiratorias, que provoca que se congestionen. Para que te hagas una idea, las hormonas tienen un efecto en los ronquidos similar al del alcohol: después de beber se ronca más... y al estar embarazada igual. Pero tranquila, hay varios factores que puedes manejar para evitar este síntoma tan molesto y dormir mejor.

CÓMO EVITAR LOS RONQUIDOS

Si ganas un peso excesivo o tienes una tendencia natural a roncar, las probabilidades de que te ocurra durante el embarazo aumentan. ¿Qué puedes hacer para evitarlo?

  • Llevar una dieta sana e ir aumentando paulatinamente de peso, según la recomendación médica, siempre sin pasarte en exceso.
    • No acostarte justo después de cenar. Mejor espera un ratito y procura colocarte semirreclinada o de lado.
      • Dormir en una habitación bien ventilada y poner un par de horas el humificador para evitar que el ambiente sea muy seco.
        • No llegar a la cama muy cansada y acostarte más o menos a la misma hora todos los días.

          Por lo demás, sólo podemos recomendarte tener un poco de paciencia. Los ronquidos no afectan al desarrollo del bebé y desaparecerán en cuanto des a luz.

          Publicidad - Sigue leyendo debajo