Empieza bien el día

Durante el embarazo es importante cuidarte a ti misma para poder disfrutar del embarazo.

Cuando estamos embarazadas nos gusta controlar todos los aspectos de nuestro cuerpo. A continuación las claves.

Sudor bajo control

Tu sudoración también va a aumentar, sobre todo en los últimos meses. Escoge el desodorante más adecuado: “Los desodorantes disminuyen el número de bacterias y evitan el mal olor, mientras que los antitranspirantes contienen aluminio, que bloquea las glándulas sudoríparas y están desaconsejados”, aclara la dermatóloga.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Piernas en forma

Dedica un momento al cuidado de tus piernas. A partir del quinto mes se bloquea la circulación de retorno venoso y en el 75% de las embarazadas esto provoca hinchazón, inflamación de manos y tobillos, dolor de piernas, entumecimiento e incluso calambres, que pueden llegar a ser francamente molestos. Trata de evitarlos aplicándote una crema específica para piernas cansadas todas las noches antes de acostarte.

Algo más: no cruces las piernas; ponlas en alto siempre que puedas; haz ejercicios de rotación con los tobillos y las muñecas; evita las comidas copiosas muy saladas o condimentadas; lleva un tacón de entre 2 y 4 cm y utiliza medias de descanso, con una compresión media de entre 40 y 70 mm y cintura regulable –las hay de verano–, además de zuecos de masaje ergonómicos, que te dan un estupendo masaje continuo en la planta de los pies.

Vigila la higiene íntima

El 70% de las embarazadas sufren al menos un episodio de candidiasis vaginal (hongos), porque cambia el pH de su vagina. Y aunque este problema no afecta para nada a tu bebé, a ti te puede producir picor y ardor. “Se recomiendan los lavados vaginales con agua y bicarbonato, que alcalinizan el pH vaginal, o algún producto de higiene íntima de acción antibacteriana y antifúngica. Deben ser diarios, pero nunca con una frecuencia excesiva porque destruiríamos la flora vaginal, que protege de infecciones”, explica la ginecóloga Mª José Rodríguez.

También debes usar salvaslips, a ser posible sin perfume para evitar irritaciones. “Y es que, sobre todo al final de la gestación, el pH vaginal se vuelve más ácido y las secreciones aumentan y toman un aspecto blanco y ligeramente espeso”, describe la experta.

Siguiendo estas sencillas pautas, en sólo 15 minutos al día estarás proporcionando a tu cuerpo todos los cuidados higiénicos que precisa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo