Higiene durante el embarazo

Son las 8 h, hay que levantarse, darse una ducha y cuidar la higiene, muy importante en el embarazo. ¿Tienes claro cómo hacerlo?

Los cambios hormonales que vas a experimentar a lo largo del embarazo pueden provocar también cambios fisiológicos, y no siempre agradables –sudor, granitos, sequedad, manchas, hongos–. Te conviene extremar tus hábitos de higiene diaria. Para ayudarte, te contamos las modificaciones que vas a sufrir y cómo debes actuar ante ellas. Y te explicamos los seis puntos a seguir para que te sientas totalmente limpia y fresca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Baño o ducha?

Opta mejor por la ducha diaria, ya que “consigue arrastrar los gérmenes, en lugar de estar bañándote en ellos; además, después del baño se produce un exceso de deshidratación cutánea”, según la dermatóloga Aurora Guerra.

En alguna ocasión, si te sientes muy cansada o estresada, puedes darte un baño con agua tibia, máximo a 35º C, y añadir al agua sustancias emolientes, como los aceites –puedes usar lavanda, azahar, jazmín, manzanilla, pomelo, limón, naranjo amargo y mandarina– y las sales de baño.

Eso sí, debes saber que “el baño está prohibido durante el último mes del embarazo y en la cuarentena por el riesgo de infecciones”, advierte la ginecóloga Mª José Rodríguez. En resumen, para tu higiene diaria dúchate con agua tibia, ni muy fría ni muy caliente, ya que ambos extremos favorecen la sudoración, más acusada desde el cuarto mes de embarazo por la dilatación de los vasos sanguíneos subcutáneos, que incrementan el aporte de sangre y temperatura a la piel.

Usa geles suaves, que no sean muy activos, cuya única función sea la higiene. “No están indicados los geles de acción desodorante, antiséptica o antihongos, ni los de pH alcalino, ya que resecarían la piel en exceso”, advierte la dermatóloga. Las fórmulas gel + aceite están indicadas, porque la piel, a la vez que se limpia, se hidrata.

Mientras te duchas

Aprovecha el momento de la ducha para tratar tu piel y sus trastornos (son temporales, no sufras). Por lo general, en el primer trimestre la epidermis se vuelve más grasa y es fácil que aparezcan granitos, puntos negros y poros abiertos, tanto en la cara como en la espalda y los brazos. Aplícate una exfoliante facial una vez por semana y elimina las impurezas de tu espalda y tus brazos con un guante de crin. Si no llegas, pide ayuda a tu pareja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Alterna chorros de agua tibia y fría en el pecho, y de los pies hasta la ingle, con movimientos circulares. Esto evitará y calmará la sensación de hinchazón y pesadez, acusada a partir del segundo trimestre del embarazo.

Mientras tu volumen te permita acceder sin dificultad a tus pies, utiliza una crema exfoliante de pies y una lima de piedra pómez para eliminar las durezas. En la recta final de gestación, cuando llegar a los pies sea toda una proeza, es mejor que acudas a un centro de estética a hacerte una buena pedicura profesional.

Al salir de la bañera

Después de la ducha, sigue los siguientes consejos paso a paso:

  • Hidratación completa: sécate bien con la toalla y embadúrnate de pies a cabeza con una loción hidratante, insistiendo principalmente en las zonas más propensas a las estrías, como son el abdomen, el pecho, las caderas, los glúteos y los brazos. Acabar con las estrías es un tema un tanto peliagudo, ya que existe un factor genético y hormonal que es imposible modificar (el 80% de las gestantes primíparas las desarrollan). Puedes tratar de prevenirlas utilizando cremas antiestrías o hidratantes. Procura que estas últimas contengan aurea, ácido láctico, rosa mosqueta o derivados de la parafina y la vaselina. Y, por el contrario, evita aquellas que contengan alfahidroxiácidos a alta concentración y derivados de la vitamina A o retinoles, porque pueden llegar al torrente sanguíneo y dañar al feto.
  • Protección solar: ya que tu piel ahora tiene una mayor predisposición a la hiperpigmentación (manchas) procura que la hidratante o el maquillaje facial tenga protección solar, mínimo 15, y al aplicártela haz especial hincapié en la frente, la nariz, las mejillas y el labio superior, para evitar el cloasma. En el cuerpo utiliza un factor 50 + y ten especial cuidado con la parte central inferior del vientre (línea nigra o alba).

    Publicidad - Sigue leyendo debajo